Diciembre 2018 - enero 2019

Natalia Guevara

La Belleza de lo Simple

 

 

"He aquí mi secreto que no puede ser más simple: solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos"

- El Principito -

Antoine de Saint-Exupéry

 

Natalia López, parece salida de un cuento de hadas, La Reina como se hace llamar es una mujer que por convicción o un gusto profundo por esa imagen de mujer fuerte, estoica, perfecta, independiente, poderosa, ha construido como una especie de alter ego o de espejo para el mundo, ella es La Reina y no hay duda de eso, ya que en el fondo todas las reinas luchan por las mismas causas, el amor y la resolución de conflictos.

 

Cada paso que La Reina da, lo piensa, lo siente, lo respira y eso es lo que hace grandiosa su obra y su ser como artista y como ser humano, en la obra Detenerse a respirar realizada en el 2010 de la mano del Artista Esteban Sánchez quien en ese momento era su compañero de vida, Natalia La Reina y Esteban proponen un silencio, un tiempo y una pausa en el andar.

 

“Esteban ha luchado toda su vida para que sus pulmones no le fallen, ha estado cerca de la muerte desde que era niño y la considera su amiga, sabe que el aire es lo más valioso que existe pero que algún día podría escapársele. Yo por mi parte siempre he creído que la muerte ni siquiera sabe que existo y que no vendrá a buscarme en mucho tiempo. Amo los páramos desde que tengo memoria, cada vez que he ido a uno me he sentido aún más viva, más limpia y más segura de que soy fuerte y de que el aire nunca dejará de quererme”.

 

 

En esta acción Natalia y Esteban buscan ese lugar y ese significado de la vida, ¿la vida es todo aquello que tenemos en nuestra casa, son esos libros, aparatos, muebles, y objetos que hacen que seamos algo? ¿O la vida es cada instante que respiramos, cada momento, cada suspiro y cada latido de nuestro corazón?

 

“Esteban y yo, inmersos en una sociedad que nos pide día a día dar todo lo que podamos, enredados en afectos y desencuentros cotidianos, entendiendo que somos diferentes pero que nos gusta reír juntos; decidimos tomarnos de la mano para ir tras ese necesitado aliento, para acompañarnos en la búsqueda personal de lo que para cada uno significa respirar”. La Reina

 

Esta acción propone una nueva forma de percibir el mundo, ya que nos presenta el arte como generador de cambios, este planeta está tan devastado, contaminado, conflictuado, que detenerse a Respirar pareciese ser la única salida, darle importancia a lo necesario, a lo sublime a lo frágil y efímero, y dejar a un lado aquello que sólo nos complace pero que no es vital, como lo es el agua, el aire, la naturaleza, las nubes, el Páramo, la montaña, esa conexión perdida por siglos entre el hombre y la naturaleza es para La Reina eje central en su obra.

 

Natalia López propone todos sus trabajos a través del amor, El amor hacia la vida, hacia los pequeños momentos, es una artista que ha querido irradiar de alguna manera ese gusto por la vida y esa capacidad de construir por medio de la compasión y la belleza de lo simple; es así que, ver su recorrido por el Arte, es ver su vida reflejada y construida a través de esos momentos íntimos y llenos de pequeñas historias, de esta manera cada obra que La reina realiza está cargada de una emotividad profunda.

 

Para ella el amor es la fuerza que hace girar los planetas, es así que en obras como Detalle: Un Retrato al final del Mundo, Natalia indaga en un mundo desconocido por todos, La Antártida, ese lugar  lejano y ajeno para muchos, pero que ella acerca a la gente presentando esos detalles que van más allá del Documento, detalles que hacen parte de sus vivencias en la Antártida, de sus relaciones personales con cada uno de los seres humanos que abordan esa aventura de dar a conocer un lugar tan importante para la humanidad y para el ecosistema, historias que hablan desde el amor al aire, a los pingüinos, a los leones marinos, al agua, al hielo, a lo grandiosa y efímera que puede ser la vida, es así entonces que La Reina nos cuenta una historia desde la emotividad, la subjetividad y la poesía.

 

La recopilación, selección y montaje se realiza de tal manera que haga sentir al espectador, en algún grado, inmerso en la experiencia antártica; los detalles de paisajes, fauna, procesos de otros investigadores, transportes y relaciones humanas, cuentan una historia que no todos ven, en la que no todos se fijan, y que muchas veces no se cuenta porque no hace parte del objetivo de investigación científica y militar, cuenta el día a día visto de cerca, para que el espectador, el mundo fuera de la Antártida, pueda sentir lo que este en continente está latiendo: una vida que es de otra manera. Natalia López “La Reina”

 


 

Para Natalia López el arte como los artistas son: “esa  grieta en la sociedad, son los que ven y pueden hacer ver las cosas de otra manera, son los tercos, los soñadores, los irreverentes, los sensibles, los niños, los que ponen el mundo al revés”, esta manera de concebir el mundo de abordarlo influye en la sociedad, para ella los artistas contagian al mundo y mientras existan estás grietas el mundo puede evolucionar, no estancarse. “Por otro lado, cada obra, sin importar el tema, hace reflexionar en alguna medida y siembra un cuestionamiento en el alma de las personas, si las obras son contundentes, eficaces, el espectador no será el mismo... Puede que el arte en sí mismo no cambie al mundo, cambia a la gente y la gente puede cambiar el mundo.”

 

Esta concepción de La Reina sobre el arte hace que su obra sea fuerte, trascendente, contundente y bella porque cree firmemente en esa necesidad y en esa labor de comunicar y cambiar lo establecido. 

 

En su Obra Espejito - Espejito Natalia aborda ese reconocimiento a su yo interior, a ese poder femenino que se ha debido ocultar pues lo femenino y poderoso siempre se han puesto en contraposición, ella en esta obra hace referencia a la historia de Blanca Nieves quien su belleza y bondad despiertan la envidia al punto de querer acabar con su existencia, en Espejito - Espejito Natalia busca reivindicar, la bondad, lo femenino y lo poderoso, y nos pone de frente por medio de una Video-instalación su reflejo de Reina con una voz grusa del espejo que repite “La Reina es la más linda”, ella entonces es la más bella y sigue siendo la Reina, para Natalia esta obra habla de cómo el catolicismo nos ha impuesto que la belleza máxima y la bondad no pueden ir de la mano del poder y como toda una sociedad creció coja al creer que debía escoger, aquí se reconoce a La Reina como portadora de ese poder, esa belleza y ese símbolo de aceptación de sí misma.

En Palabras de la Reina: ella es artista, por una necesidad personal, “porque los artistas tenemos el impulso de vivir de otra manera, de creer en lo imposible, de no ser parte de un sistema estancado, porque nos gusta la rareza, porque nos gusta jugar. Y también somos artistas para dar al mundo un poco de esto, para contagiar, por ejemplo cuando cuestionamos, no es tanto que nuestro cuestionamiento afecte al mundo, pero queremos abrirles los ojos a otros. El arte es importante en la cultura, en la sociedad, en la historia, pero, aunque lo sepamos, creo que es más por un impulso que late en nuestra alma de querer gritarle al mundo: ¡conmigo no vas a poder, yo puedo crear!... Crear implica transformar”.

 

En la obra titulada PUNTO DE QUIEBRE - LA TIERRA BAJO NUESTROS PIES La Reina propone una instalación hecha con tierra, cubos de tierra dispuestos en el piso por donde debemos transitar, esta obra la presenta en Cuba en #00Bienal de La Habana, la tierra bajo nuestros pies es una pregunta a nosotros mismos y qué tan conscientes somos de los pasos que damos y de la repercusión de estos sobre el territorio, sobre la naturaleza, sobre el planeta. Esta obra cuestiona la necesidad de delimitación, división, alteración, intervención y construcción que tiene el hombre sobre el territorio y hace un llamado a reconocerlo dentro de su fragilidad, invita a caminarlo con conciencia.

 


 

Es así que La Reina, a través de sus obras nos impulsa a ejercitar nuestra sensibilidad y nuestra conexión con lo sencillo, con lo cotidiano, con lo vital; La Reina habla sobre el amor, sobre la sanación, la fragilidad, la belleza, y de cómo todo esto es tan importante para el planeta, para La Reina el amor es la conexión con el todo, y ese todo que enuncia es la energía Universal.

 

“Hablo del amor singular, por ejemplo, por un elefante marino que me hace querer protegerlo a toda costa, hablo del amor de pareja porque es la evidencia más latente de esa necesidad que tenemos todos de conectarnos con el todo, el todo que es el otro. El todo del que hablo, es la planta, el agua, la piedra, el animal, el desconocido, el sol, etc.

 

Permitirnos amar intensamente es permitir que esa energía fluya, cuando alguien ama y no lo contiene, el planeta se sana, en alguna medida, y el universo se expande”.

 

Natalia López  “ La Reina “  (1978)

Artista Plástica de la Universidad Nacional