Composición foto digital de la obra de Bansky
Composición foto digital de la obra de Bansky

 

Poemas para la vida y la resistencia

 

Este grupo de poemas son un grito de denuncia frente a las desapariciones, asesinatos y torturas a las que han sido y siguen siendo sometidos los pueblos Latinoamericanos por causa de Estados que creen en el sometimiento, las armas y violencia como única manera de generar orden frente a la inconformidad de los pueblos que disienten frente a las leyes que van en contra de sus derechos constitucionales. 

 

Por eso hoy tenemos un llamado a seguir en pie y con dignidad defendiendo la vida.

 

Carolina Cárdenas Jiménez

Escritora, poeta, directora editorial Quira Medios

Bogotá, mayo 2021

 


 

Antología de resistencia

 

 

 

SIN RUIDO

 

Nos tocó envejecer sin los compañeros.

 

Camino con Claudio y le pregunto sobre el poema.

Me lee que los barcos sólo amanecen en el mar.

 

Tenemos cabellera y las luces son el mapa de nuestra vida.

 

Me muestra su libreta,

solo corregimos poemas.

 

Corbatita celeste, pantalón de oficina.

Te llevaron.

 

Quedó la luz, los lápices, la tinta.

 

Inédito.

SERGIO KISIELEWSKY

 

 

 

38. ¡BASTA!

 

Marcho lleno de un vigor supremo y nuevo,

soy parte de una procesión inacabable

WALT WHITMAN, 38

 

Nunca le hubiese visto la poesía

a esa

palabra tajante,

pero en su agresividad cargada

de emociones y en su decisión profunda,

la admiro: ¡Basta!

Decreto personal inapelable:

se acabó la injusticia,

la tumba,

lo que nos encadena como piedra

y nos impide seguir los edictos

de los sueños, de la libertad

de los principios inocentes

antes de ser esqueletos

de los dictadores de rutina,

sometidos bajo el yugo

que nos niega el beber 

el gozo de la arena,

la vida que perdura,

la dignidad de pueblo.

¡Basta! de la dureza

que no respira ternura

desde el caudal del origen,

desde la jungla de los sueños

desde el aire desnudo.

 

Declaro que me pertenezco,

me pertenece y posee la humanidad materna

a quien yo mismo pertenezco

y no a los credos, mandatos o disciplinas

que gritan bendiciones o maldiciones

con el don de lenguas y otros disfraces

de luz altiva o de amenazas.

 

Me festejan los azares.

Estiércol, abono,

raíz, brote y semilla,

mi dueño es la tierra.

Me repudian las jerarquías

como yo también las repudio.

¡Basta! Un ¡basta! sin confines.

 

De Todos somos Whitman /

We are all Whitman, 2015.

LUIS ALBERTO AMBROGGIO

 

 ***

 

BRUNO dice que regresa a casa. Susana también

dice. Se recuerda otra vez el mar, el borde de

nieve de las rompientes y las olas para siempre.

Está la cordillera de todos los pueblos blancos,

de todas las mejillas blancas tendidas igual que

vendas sobre los pómulos en sangre de las

montañas. Los pueblos blancos se hunden en el

viento y cantan. Al frente se ve el océano y la

línea blanca de las rompientes que cantan, las

fosas de sus ojos y del mar que cantan. Bruno

oye un pueblo blanco y canta. Dice que no llores,

que cantes. Sus ojos vaciados cantan. Los ojos

vaciados de Susana dicen que no llores y cantan.

 

Son los pueblos blancos y cantan. Son miles de

Susana, miles de Bruno que cantan bajo la gasa

de los nevados. Sus mejillas cubren los pómulos

de las montañas y ahora sueñan debajo del viento

blanco, debajo de las vendas blancas. Las vendas

de la cordillera flotan en el cielo y son blancas.

 

Susana, Bruno, han regresado a casa. Las vendas

de sangre se abren en el cielo y están blancas.

 

De Inri, 2013.

RAÚL ZURITA

 

 ***

 

DESAPARECIDO

Una palabra sin manos ni pies,

nada con qué correr,

ningún apretón cálido

para los dedos temblorosos,

una palabra solitaria,

con la sangre subiéndosele a la cabeza,

tambaleando sobre los muñones en carne viva

antes de desplomarse

en un montón de preguntas que se apagan.

 

Una palabra que perdió su resonancia

como el árbol talado

donde no hay oído

que registre su impacto

contra el suelo del bosque,

silencio ritual

en el que hasta la suavidad

del terciopelo

lastima la piel.

 

Una palabra incapaz de describir

el peso de la pérdida,

el asma

cuando intenta hablar,

congelada en el tiempo

aunque salpicada de un fuego

que quema

los millones de manos

extendidas para abrazar su dolor.

 

Hace treinta y dos años Rodolfo

se esfumó de su vida

en Buenos Aires, con un último mate

en el hueco de la palma,

un último sorbo 

de la bombilla de plata,

y ni una carta más a la opinión pública,

ni un paso más ni una respiración más

en nuestro largo invierno del desespero.

 

Ahora leemos “Argentina no extraditará

oficial de la Guerra Sucia”:

La puntuación sospechosa del titular,

sustituto de los miembros arrancados,

las palabras suspendidas en el tal vez

o la promesa perversa,

una hoja tan pulida y lustrada

que te corta la cabeza

en un único gesto de asentirle al corazón.

 

Ahora probable condena y prisión para

el Ángel Rubio de la Muerte

y otros criminales

que este año el gobierno encuentra

responsables de tu suerte

y la de otros 30000,

escritores o no, figuras públicas

o simplemente hijos e hijas,

amantes y trabajadores

que siguen caminando por las calles marcadas

de una ciudad habitada por fantasmas,

conversaciones en voz baja,

canciones truncas 

cuyas palabras se borran

y solo pueden leerse en las paredes viejas

o en el eco adentro de la cabeza

de los que quedan:

                buscando todavía, enamorados todavía.

 

De As IftheEmptyChair / Como si la silla vacía: poemas para los desaparecidos, 2011. Traducción de Leandro Katz y Diego Guerra.

MARGARET RANDALL

 

 ***

 

HUESO

Curiosa es la persistencia del hueso

su obstinación en luchar contra el polvo

su resistencia a convertirse en ceniza

 

La carne es pusilánime

Recurre al bisturí a ungüentos y a otras máscaras

que tan solo maquillan el rostro de la muerte

 

Tarde o temprano será polvo la carne

castillo de cenizas barridas por el viento

 

Un día la picota que excava la tierra

choca con algo duro: no es roca ni diamante

 

es una tibia un fémur unas cuantas costillas

una mandíbula que alguna vez habló

y ahora vuelve a hablar

 

Todos los huesos hablan penan acusan

alzan torres contra el olvido

trincheras de blancura que brillan en la noche

 

El hueso es un héroe de la resistencia

 

De Apariciones profanas, 2002.

ÓSCAR HAHN

 

*** 

 

RESISTIR

27/11/19

8:01 pm

 

Baja el río

la sombra herida

del agua

se yergue se vislumbra

el arácnido en la selva del pensar

Rumiar ideas que se esfuman al abrir los ojos

Se habla así por si acaso

nadie se calle

No toleramos la mordaza

del sistema buen modal

No expresa claramente su visión

el cómplice 

Acá hace falta ruido

para despabilarnos

No decir/

/El sutil consejo opresor/

La prudencia/

La verdad sostenida con pinzas

de cirujano imperial/

no resuelve la avanzada inmoral

de muerte contranatura

Así opera la materialización del caos

Van a dar el golpe con traje de buenos vecinos

 

Ese es el problema/

Tu silencio ahora mismo mata/

 

Inédito.

NICOLÁS ANTONIOLI

 

*** 

 

YO ESTOY PLENAMENTE SEGURO

A pesar de que todo indica         que es un tiempo de derrumbes

Un tiempo donde se incentiva el desamor

Y se quiere hacer del camino         una selva fragosa

Donde no podamos reconocernos.

         A pesar de esos muertos         que retornan y retornan

De las lágrimas quemantes

          De las palabras heridas

          De ese caos que crece y envuelve

 

Hay en el pueblo, lo aseguro

           silencios milenarios

Hay alas que recuerdan el vuelo

           Hay cantos, 

           Oraciones, 

           Luces

 

Que brotan de la tierra misma

Y se hace imposible acallarlos

 

Inédito.

RAFAEL RESTAINO

 

*** 

 

SANTIAGO RABIA

cerrada por luto

 

                     deletreo

                               eme de mudez

                               eme de marcha 

                               eme de mudez 

                               eme de marchas

 

tanta cerrazón me digo tanto esmog tanto solvente tanta 

                                                                 / lacrimógena

no hay dónde poner pie

cascajos cascotes escupos golletes ladrillos quebrazón 

                                                                      / y cuánto

despacio por el empedrado

nubes de piedras en granizada

nubadas de pedriscos

perdigones

secos para la piedra

en el a-dé-ene estará anotado

ay si las palabras tuvieran esa puntería

 

                              eme de mudez/ eme de marcha

tanta cerrazón me digo

esta entrada no se abre ni con napoleón

despacio por las piedras new jersey       vallas papales

ya no sé por dónde voy

váyase por dentro oigo como si me leyeran el pensamiento

las calles están hechas tiras

¿quién puede adentrarse tanto en una cabeza

susurrarle proporciones

descerrajarla?

¿esas cámaras que registran pálpitos?

pongo oído

eme de mudez

ojo vidriado pestaña

demasiado neón para que no se vea nada

y el corazón de la transparencia

la casa de vidrio que todo lo pone a la vista

a la venta

desviste hasta lo que chistamos

                                   (eme de mudez /eme de máquinas)

 

nunca me pasó sentirme tan perdida

parece que fue ayer el terror de doblar la esquina

tener la aparición de londres 38 y otros mataderos secretos

los senderos que se bifurcan y todos los caminos nos están 

                                                                / llevando al mall

y si no estás en el mall haz como si estuvieras en el mall

que nadie sepa que traspasaste la línea amarilla

 

deletreo paladeo letras me empalagan se me atraviesan

tienen el gusto de turista engañado

 

de puerto príncipe a huechuraba

de vallenato a cerro navia

la pequeña lima a la redonda de plaza de armas

los otavalos con su ristra de chombas

 

no hay turismo en esta estación de desplazados

el mercado de trabajo abre puertas invisibles

un cazabobos un laberinto de espejos

esperemos

el mercado no es vocería de hortalizas

los productos de la tierra apilados en sacos y cajones

el aroma de una invitación a cuadras de distancia

el mercado de hoy es cosa rara

eléctrico

parpadeante

cartucho de dinamita

invunche mengue pedro botero

y ruega al cielo que no se vaya a negro

 

no entiendo nada

no habrá manzanas árboles serpientes

serpentina carnaval baile un poco de pecado

que si nos alumbramos será con ululares y balizas

pepas largas pitadas empinadura de codo

y hasta verte

 

malicio una ciudad sin edenes de ninguna laya

repleta de andenes

sin eros tan solo din-eros

ni héroes

lujuria de ganancias

embanderada de negro

calcinada y en hipotermia

urgencia en cada esquina

herida de oxicortes

manos enfundadas enguantadas plastificadas

sin huellas

envasadora de usuarios etiquetados en inglés

rehenes de las calles

por arriba el vuelo libre de la volatilización

logreros de la pareja inmortal lucas y lucrecias

por debajo inmóviles de planta acriminados ya sabemos

gente maquinaria pesada

prótesis brazos mecánicos buzón de voz

por los tachos de basura danzarán los senamitas* como gatos

y querrán cantarlas clara

la vida aquí no es urbana y no es simple**

 

¿en qué tiempo estamos?

en el año de shakespeare

¿siempre se está representando lo mismo

innumerables versiones de hambret

versos apo-r-éticos explicaciones?

mejor demuelan el tirso de molina

y su arquitectura espeluznante

no más gente ricardo tercero

otros apus otros ritmos para que esta tierra

vuelva a su lugar y el arte sea en eso

litigante

 

por siglos te han dado con la puerta en las narices

más despreciable que un portonazo

 

no digas nada de nada sin chistar chit

te abofeteo te pateo te escupo te estupro

te humillo mi amor

mi amor no es vinculante

 

eme de mudez

las palabras corren la cortina

 

balas locas        mudas recorren kilómetros en busca de su amor

fontanelas molleras

cuerdas vocales sindicalizadas

alguien que miraba pasar el futuro raudo

 

las balas van con silenciador las palabras con mordaza

 

crecidas están las palmeras venidas de miami

no trajeron otros aires sino los mismos que ventean 

                                                                  / todo el planeta

se multiplica el milagro de los edificios inteligentes

la vocación de elevarse al cielo

coludirse con la eternidad

y atestada gente atontada en los paraderos

en los extractores de aires en las parabólicas

parece un mundo de cartón-piedra una película muda

cartón para la noche piedra para el filo del día

 

eme de mudez

eme de mugre margen maquinal

deletreo pancartas miradas rictus

una cachada indescifrable

tanta situación de calle y estrecho espacio público

eme de mudez

sobaqueras

que no es ahí donde se cargan las palabras

 

salgamos de este hoyo hagamos portillos respiraderos

acuérdate que michimalonco abrió un boquete en un muro

busquémoslo él quería entrar y nosotros salir

el camino de entrada debe ser el de salida

ya caí en hoyo sin fin por mirar la luna roja

yo caí en relave mientras navegaba el universo de pantalla

ese hoyo

tanto andar sin encontrar la calle dopamina

nadie cree conocerla dicen que es olivos

 

se cansan mis dos pies no son cuatro por cuatro

es añejez pedir la aliviadora silla

a lo más mendigar la bondad de un enchufe

mala cueva de extramuros venirse para el centro

no sé si podremos salir romper pasar la raya

ahí nos van a gasear machetear moler

otro precio llegando al epicentro

¿sandía o uver?

es mucho el recorrido y no puedo mirar para atrás

me salaría entera y hacia delante qué cegatona estoy

todavía aterrizando

y allá al frente ya alunizan

esto es como un sueño

un sueño inducido

o cuerpo tapado soy

entre tanto puro punto suspensivo

 ………………………………………………………………

 

“Santiago Rabia” fue escrito en memoria de Guadalupe Santa Cruz poeta de estas calles. Santiago, 2016

*Senamitas: niños, niñas y adolescentes en régimen de internación en el SENAME (Servicio Nacional de Menores).

**Oliverio Girondo.

De Santiago rabia, 2017.

ELVIRA HERNÁNDEZ

 

 ***

 

CAMINO A TADMUR

Se lamenta

sobre la nada

sobre oscuros nombres

que en el extremo de la noche

nadie verá.

 

Sobre los muertos

que no debieron ser.

 

Sobre la cobardía del silencio.

Sobre los que otorgan y callan.

 

Se lamenta. Qué pensaban hacer

los asesinados

                  en los próximos días?

Comprar tazas azules?

Terminar la cosecha?

Aprobar un examen?

Viajar?

Y el joven aquel que iba a casarse?

Y la mujer caída sobre sus hijos,

qué hubiera hecho?

Y el niño,

         cuya vida se perdió entre las dunas?

 

Nada han dejado con vida.

Nadie quedó para llorarlos.

El anciano

continúa su camino hacia Tadmur

sobre la nada.

         Sigue. 

Lamenta los muertos

que no debieron ser.

 

Inédito.

SUSANA CABUCHI

 

*** 

 

YA NADA HABLA

¿recuerdas aquella 

patria en la que el viento hablaba?

los árboles, las calles, los campanarios

y hasta los muertos hablaban. 

 

era una ofrenda al mundo.

un temblor adolescente,

una rebelión de espejos.

 

después un poema insumiso

nos arrancó las voces.

(si me vieras, amor, 

 

en la quietud de mis ojos

hay una sedición incomprendida,

esa nostalgia del aire

que nos llevaba a un destino de barco. 

si me vieras en este paisaje de muelle dormido,

en este silencio de papel) 

 

ya nada habla.

ya no hablo. 

 

a veces habla la tristeza, una voz muda

que tiembla en el amanecer,

en la dulce inocencia de las primeras flores.

 

Inédito.

ANA GERVASIO