Editorial

Foto: Daniel Isaias Quintero Ramírez
Foto: Daniel Isaias Quintero Ramírez

 

Edición 64 

Esclavitud o Libertad

Por Redacción Editorial

Octubre, 2021

 

Pareciera que las y los colombianos estamos marcados por la imposibilidad de superar el origen encomendero – colonial eurocentrista y que, ante el sino de sumisión, la única y consecuente posibilidad es doblegarse y abrazar la esclavitud como destino inevitable.

 

La nefasta sentencia, trae de fondo un problema sistémico, y en este sentido obviamente institucional, porque de otra manera no se puede entender ni explicar que generaciones tras degeneraciones acepten con pavorosa gratitud la mísera condición sodomizante de la economía y la política por parte de las camarillas en el poder.

 

Pero el problema no se agota en la desgastada responsabilidad feudal del gobierno colombiano. Surge una pregunta místico-existencial que trasciende la mirada estructural: ¿por qué estamos vivos, cuál es la causa maldita o divina que nos puso justo aquí, ahora?

 

Quizá no es casualidad sino pura causalidad cósmica la que nos coloca hoy frente a frente para leernos, escucharnos, mirarnos a los ojos solidarizarnos y asumir la responsabilidad conjunta de despertar de la amnesia colectiva en que se ha sumido gran parte de la humanidad.

 

No es un problema de Colombia y su ciudadanía solamente, se trata de la humanidad entera que de a poco despierta y grita tras la piedra exigiendo otro mundo, pues el actual ya no sirve, se fue a las cloacas del desarrollo junto con su caterva en el poder. 

 

Las y los colombianos debemos asumir nuestro rol para poder exigir a las demás ciudadanías del mundo hermanarse en un único objetivo común: proteger la vida en todas sus formas como principio fundamental de libertad en el marco del sueño despierto y futuro de las naciones y el planeta entero.

 

Comentarios: 2
  • #2

    Yeni Ariza (lunes, 11 octubre 2021 05:42)

    Una verdad absoluta...

  • #1

    Freddy García, Fundación Gusta Guchipas (domingo, 10 octubre 2021 12:55)

    Excelente artículo!
    Uno de las grandes cuestiónes de nuestra sociedad, es si realmente hemos analizado las situaciones actuales y pasadas que marcaron el modelo de vida local y mundial, o por Lo contrario nos hemos sumergido en la lástima, el rencor y la crítica...
    Y la pregunta más interesante, sería si la forma como buscamos la Paz y la estabilidad social es la correcta...
    Siempre miramos el problema, como consecuencia de otros actores, como los políticos, los paras, guerrilla o multinacionales entre otros...
    Pero donde se encuentra nuestra responsabilidad, frente estás situaciónes...
    Es fácil mirar la paja en el ojo de otros, pero no la viga que tenemos en el nuestro....
    Diria para concluir , que la dilución es espiritual, pero no desde el concepto religioso, SI NO DESDE EL AMOR!!
    Abrazo fraterno!!!



Edición 63 

Policía, de la brutalidad a la participación ciudadana

Por Redacción Editorial

Septiembre, 2021

 

Hace un año, en el mes de septiembre de 2020, Colombia vivenció una de los momentos más obscuros de su historia republicana. El abogado Javier Ordoñez falleció víctima de brutalidad policial, ocasionando una serie de protestas y disturbios que terminaron con el ataque y quema de Comandos de Atención Inmediata (CAI)  en diferentes barrios de Bogotá.

 

La reacción desenfrenada de la ciudadanía fue resultado no solo del trágico suceso del abogado Ordoñez Q.E.P.D., sino de una serie de acciones déspotas, atropellos y abusos por parte de miembros de la policía históricamente aculturadas que denotan la incapacidad y negligencia institucional por ejercer el control a sus miembros.

 

Conductas mezquinas que van de nimiedades como no pagar pasajes en el sistema de transporte público o violar normas de transito en estado de embriaguez hasta autoinvestirse de facultades especiales para agredir a cualquier persona sin respetar derechos constitucionales o participar en grupos delincuenciales y carteles de corrupción, recalcan la necesidad de reformar con urgencia la institución.

 

Surgen en este sentido varias inquietudes, por un lado si el gobierno actual le interesa y está en capacidad de llevar a cabo estos cambios, o como comprometer a los miembros de la policía a respetar los Derechos Humanos, también la manera de terminar con la corrupción, y finalmente, qué hacer para recuperar la confianza ciudadana en la policía.

 

En cuanto al gobierno de Iván Duque surgen dudas sobre su autoridad para realizar las debidas y necesarias transformaciones, sin embargo, dado que estas no pueden esperar, está en manos de la ciudadanía apelar a todas las herramientas constitucionales legales para frenar la brutalidad policial y condicionar al Estado colombiano a generar los mecanismos institucionales necesarios para que el gobierno y la policía actué según la Carta Constitucional, las normas internacionales y el respeto a la vida, dando los primeros pasos hacia la transformación de la Policía de organismo de control coercitivo hacia una Policía de participación ciudadana.

 


Edición 61 

Colombia, manifestaciones de una nueva historia

Por Redacción Editorial

Junio, 2021

 

Las movilizaciones sociales del Paro Nacional en Colombia 2021 no tienen precedente en la historia del país convirtiéndose en un hito para la democracia nacional y latinoamericana.

Las reivindicaciones sociales son múltiples trascendiendo el mero hecho de las reformas coyunturales y confluyendo en la necesidad de reestructurar la sociedad colombiana, apuntan hacia el establecimiento de una modernidad en el sentido de fortalecer la institucionalidad y generar las condiciones sociales que permitan el proceso de aculturación necesario para que la ciudadanía interiorice y normalice un nuevo relacionamiento basado en el respeto por la vida y la Constitución Política.

La demandas sociales colocan de manifiesto la necesidad de construir un proyecto de nación, o quizá sea más adecuado decir un proyecto plurinacional, que encamine la sociedad en su conjunto hacia un estado de bienestar, oportunidades y desarrollo.

Hoy, el gobierno de Iván Duque tiene la posibilidad sobre la mesa de crear las bases y el entorno jurídico constitucional que posibilite el trasegar hacia esa modernidad demandada a gritos por gran parte de la ciudadanía. Para esto Duque deberá asumir el liderazgo de un gran dialogo nacional representativo que incluya la totalidad de los sectores sociales en aras de realizar una análisis profundo y sistémico de la realidad nacional, identificando de esta manera los problemas fundamentales y prioritarios, como el funcionamiento de la justicia.

Es importante resaltar que la democracia es tanto política como económica, y que en este sentido, es igualmente imprescindible el fortalecimiento de una clase media pujante capaz de dinamizar la economía, generando a través de la inversión privada fuentes de empleo e ingresos para las familias y el Estado.

La historia, la nueva historia de Colombia, se ha manifestado, lanza arengas, criticas e ideas, marca las pautas de un sueño posible de sociedad que se desborda infranqueable y templadamente ante la rigidez de la obsolescencia medieval y encomendera de la actual estructura de poder.

Ya todo está jugado, no habrá vuelta atrás, la cuestión puesta sobre la mesa es: ¿Iván Duque y su gobierno estarán a la altura del llamado?, ¿tendrán la valentía suficiente para confrontar los viejos esquemas que se pudren?, o por el contrario, ¿en actitud medrosa, indolente y egoísta se refugiaran tras los muros de la arrogancia, el desprecio y la infamia?

 


Edición 60 

Nuestro destino está en construcción; ahora es cuando

Por Redacción Editorial

Mayo, 2021

 

Me apoderaré del destino agarrándolo por el cuello. No me dominará.

Ludwig van Beethoven (1770-1827)

 

El 18 de abril del presente año otra vida es arrebatada en pleno centro de la ciudad de Santa Marta. Francisco Giacometto Gómez o “viejo Yako” como muchos de sus amigos le llamaban, líder estudiantil, miembro de la JUCO, ex miembro fundador y sobreviviente de la Unión Patriótica, es asesinado en esta ciudad del Magdalena.

“Giacometto era el testigo presencial y directo del asesinato del joven estudiante Nicolás David Neira el día 1 de mayo de 2005 en la ciudad de Bogotá, en el marco de la marcha por el Día Internacional de los Trabajadores y cuyos padres están exiliados por las amenazas de los organismos del Estado…”* 

En Colombia, una bitácora trágica: la estadística ha registrado más de un líder político, social o ambiental asesinado cada dos o tres días. La suma de personas desaparecidas y asesinadas hoy resulta escalofriante.

Ni a Pacho Giacometto, ni a más de 400 líderes asesinados -tan solo en los últimos años- les fue posible ejercer su derecho a la protesta este pasado 28 de abril.

El Paro Nacional tuvo muchas lecturas. Este evento, que solo en Bogotá movilizó más de 10 mil personas, como ejercicio democrático, para frenar la Reforma Tributaria que este Gobierno está a punto de implementar, dejó 2 muertos, más de 12 heridos y 26 detenidos reportados. ¿Cómo se dieron los hechos?

Frente a un derecho civil y frente a la obviedad de grupos vandálicos infiltrados que sabotean la protesta pacífica, surgen expresiones como esta en polémico trino del ex presidente Álvaro Uribe: “Apoyemos el derecho de soldados y policías de utilizar sus armas para defender su integridad y para defender a las personas y bienes de la acción criminal del terrorismo vandálico” ¿Dónde está realmente el terrorismo vandálico en estas movilizaciones? ¿Quién defiende la integridad física de los ciudadanos que ejercen el derecho a la propuesta?

Muchas preguntas y muy complejo resulta esperar una respuesta oficial y coherente de los gobiernos distritales y nacionales sobre la represión y el caos en el desarrollo de una acción civil legitima.

Giacometto no puede acompañarnos en la búsqueda de estas respuestas, él y otros cientos de valientes líderes ya no podrán objetar sobre la Reforma y su pertinencia. Por fortuna en Quira y otros medios alternativos aliados queda el compromiso de hacerle el seguimiento al desarrollo de este proceso y a seguir acompañando y procurando las respuestas a tantas preguntas. El analista en economía Jaime López de Mesa está atento y desde este Portal le seguimos la pista a sus reflexiones frente a este delicado tema que nos atañe a todos.

La invitación es a recordar que este 1 de mayo se cumplen 135 años del homenaje al día de los trabajadores. 135 años de una masacre obrera en la ciudad de Chicago. Casi siglo y medio recordando simbólicamente los derechos de los trabajadores y el derecho al trabajo. Esto en un día y un año donde parece carecer el espectro laboral y donde las masacres parecen perpetuarse como si el homenaje fuese a la muerte, el dolor y la desigualdad.

Que sea este momento, a pesar de los distractores y sofismas, como las restricciones debidas a la pandemia, la farsa montada sobre el sobrevuelo de un avión ruso en Colombia venido de Venezuela, la risa desencajada de Alberto Carrasquilla y su desconocimiento de la economía básica, o la desinformación y confusión permanente sobre el tema COVID y la salud pública… Que sea este el momento para resistir más que nunca, para no bajar la guardia, para informarnos; ser analíticos frente a las complejidades que vivimos. Que sea este el momento para unirnos aún más y renunciar a la muerte, a la impunidad y a la posibilidad de coartar nuestros derechos a cuestionar y/o protestar.

Erigir nuevas posibilidades frente a estas problemáticas está en nuestras manos. La firmeza con la que actuemos ha de verse reflejada en el futuro que nos depare. Nuestro destino está en construcción; ahora es cuando más debemos reflexionar y actuar para transformar el futuro de las nuevas generaciones.

 

_____________

*(https://www.telesurtv.net/news/asesinan--luchador-popular-santa-marta-colombia-20210419-0014.html)

 


Edición 59 

 

 Colombia, crónica de una guerra anunciada

Por Redacción Editorial

Abril, 2021

 

Al mirar la historia del conflicto armado de Colombia se podría pensar que no podría ser peor, sin embargo, los tiempos de pandemia ha demostrado que lo peor podría estar por venir.

La violencia se ha reactivado de manera escabrosa y macabra a lo largo del 2020 y 2021. La Oficina de la Alta Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH), publicó un informe en el cual durante el 2020 en Colombia se realizaron 76 masacres con 292 asesinados, la cifra más alta desde 2014.

Según el instituto de estudios para el desarrollo y la paz (INDEPAZ), en los primeros tres meses del 2021 se han efectuado 23 masacres con 84 víctimas fatales, proyectándose este año como uno de los más sangrientos de los últimos tiempos. 

La situación se hace preocupante, el pasado 27 de marzo un carro bomba estalló frente a la alcaldía de Corinto (Cauca) dejando 43 heridos, han regresando los secuestros, las extorsiones y asesinatos selectivos. Paralelo a esto el fleteo y la delincuencia común campea por las ciudades, la tensión social se incremente reflejándose en feminicidios, violencia intrafamiliar e intolerancia.

EL 2022 se muestra sombrío dada la campaña presidencial que se avecina cuyas elecciones se realizarán en mayo, lo que podría desencadenar una oleada de asesinatos tal como ocurrió con miembros y simpatizantes de la Unión Patriótica desde su fundación como partido en 1984 hasta entrado el siglo XXI, y durante la llamada “época de la violencia” entre 1946 hasta 1958. Esto por mencionar la historia reciente, pues la violencia del país se remonta a su instauración como República, atravesando el doloroso periodo de la guerra de los mil días de 1899 a 1902.

El escenario de la pandemia ha aflorado no solo los problemas sistémicos de la institucionalidad, sino profundas patologías sociales enconadas generacionalmente por la interminable violencia, el desamparo, la exclusión, la inequidad y la ausencia estructural de oportunidades. El actual incremento del desempleo, la brusca contracción del ingreso familiar ante una inexistente capacidad de ahorro, se está convirtiendo el perfecto caldo de cultivo ara el estallido de un conflicto interno de gran escala, dado que la principal y única fuente de ingreso es la ilegalidad.

El país se debate entre la vida y la muerte, continuar la historia sangrienta que la ha marcado o parar el rio de sangre y dolor, sucumbir ante el poder de mafias y varones de la guerra o reconstruir sus instituciones en aras de cimentar las bases de una sociedad de avanzada que frene la barbarie, permitiendo soñar a las nuevas generaciones con un mundo mejor.

 


Edición 58 

 

 Por ti, por todas

Por Redacción Editorial

Marzo, 2021

 

El país ha atravesado una de las crisis más grandes de la historia en todos sus campos. La pobreza y el desempleo están a la orden del día y la desesperación ronda con más severidad las puertas de los hogares colombianos. Así mismo, los casos de feminicidio suman los titulares de prensa, radio, televisión y redes, entre otros, revelando un problema enorme de intolerancia y salud pública que pocos, se atreven a tratar y entender.

En lo corrido del año 2021, hasta el mes de enero, se reportaron 13 casos de este tipo, siendo niñas menores de edad, 3 de las víctimas. Son cada vez más abrumadoras estas noticias, ya que a parte del dolor y el vacío que dejan, el señalamiento y la falta de justicia, terminan de destruir a las familias que ha padecido este flagelo.

En Colombia el feminicidio fue tipificado como un delito autónomo por la Ley 1761 de 2015, explicando esta conducta, como el asesinato de una mujer por su condición de mujer o por motivos de su identidad de género.

El objeto de esta ley es: 

“tipificar el feminicidio como un delito autónomo, para garantizar la investigación y sanción de las violencias contra las mujeres por motivos de género y discriminación, así como prevenir y erradicar dichas violencias y adoptar estrategias de sensibilización de la sociedad colombiana, en orden a garantizar el acceso de las mujeres a una vida libre de violencias que favorezca su desarrollo integral y su bienestar, de acuerdo con los principios de igualdad y no discriminación”.

El silencio, el temor a ser juzgadas y la omisión por parte de sus familiares o la autoridad, son parte contundente para que se den estos casos. No obstante, al ser naturalizados, hacen que este tipo de episodios, se conviertan en una cifra más, en la doliente Colombia que aún no despierta y sigue en silencio enterrando sus muertos.

Por esta razón, Quira Medios, como espacio de interculturalidad, hace un llamado a los lectores, para que todos hagamos de este tipo de atrocidades, oportunidades de vida y en la medida que podamos, no se repita. Como seres humanos que sentimos y luchamos, los invitamos a ser más atentos, más cuidadores y empáticos. Demos una mirada importante y oportuna para que la vida sea celebrada como siempre lo proyectamos desde nuestras redes. Seamos la diferencia que apoye, escuche y cuide una mujer cercana.

Seguimos en la constante tarea de ser creadores de arte y cultura, pero sin olvidar que en nuestras manos podemos evitar una tragedia más que enlute y sosiegue un hogar colombiano.

 


Fotografía de Paula Castillo
Fotografía de Paula Castillo

Edición 57 

 

 Transformación inminente

Por Redacción Quira Medios

 Febrero, 2021

 

Con el coronavirus, como sociedad hemos visto lo que no habíamos querido ver, somos un país pobre que no ha sido bien manejado por el Gobierno de turno y que desde su origen sigue siendo saqueado y empobrecido por las élites que a través de la historia le han dirigido. Una Nación no es pobre sin ninguna razón, lo es porque fue y es despojada de su erario público o ha recibido tan sólo limosnas desde su etapa fundacional en infraestructura, educación, recreación, creación de empresas o salud por parte de quienes están a su mando y de paso, las leyes que se han ido creado son para favorecer a una minoría que es rica a costa de la miseria de millones.

La Ley 100, por ejemplo, es una muestra contundente de las inmensas desigualdades del país. Si la mayoría de las muertes por el coronavirus son de los estratos menos favorecidos no convendría distribuir la vacuna por medio de empresas privadas. El precio de la vacuna debería ser el mismo que en Estados Unidos y no ser 10 veces más elevado. Por otro lado, a raíz de tener una salud privada, las EPS prestan un servicio deficiente en áreas rurales ni tampoco han garantizado lo básico a los empleados de la salud como tener trajes de bioseguridad que les garantice la vida, a causa de esto han perdido la vida más de 300 médicos y enfermeras sin contar el número total de personas que han muerto por el covid, el cual asciende a 53.284. Esta misma ley ha provocado que las EPS no produzcan vacunas, ni garantice a todos los sectores la vacunación, por ello han sido excluidos los emigrantes, las personas que están en las cárceles, los conductores de las ambulancias y los de servicio público y, también, los que trabajan en el aseo al servicio de los centros médicos.

Este momento de mayor dificultad nos pide reflexionar como sociedad en la necesidad de plantear la salud como un derecho fundamental e inalienable y no una mercancía que se le da a quienes pueden pagarla. Además, mientras no tengamos unos dirigentes honestos y, de paso, sigamos siendo una sociedad permisiva, sumisa y que sigue justificando en otros contextos la deshonestidad, continuaremos siendo una Nación estancada y explotada por las mismas familias que han dirigido y desangrado al país. Así las cosas, debemos unirnos como sociedad para crear una más humana, justa e incluyente a través de la denuncia permanente del mal manejo que se le ha dado a la salud, de tal manera que nuestro constante rechazo logre transformar la realidad.

 

 


Edición 56

 

LA MIRADA EN LAS ESTRELLAS

Y LOS PIES EN LA TIERRA

Por Redacción Quira Medios

Enero, 2021

 

De repente un futuro apocalíptico está a la vuelta de la esquina. Noticias, estadísticas, imágenes dantescas circulan por medios masivos dirigidos a excitar la curiosidad morbosa del pánico colectivo de un público siempre presto a deleitarse con el dolor ajeno, ampliando de paso las franjas del prime time, obviamente, subiendo ratings y los márgenes de ganancia del marketing amarillista pandémico.

 

Las versiones de la causalidad de la actual circunstancia son múltiples, todas confluyen a lo mismo, al tipo de sociedad enmarcada en la modernidad y sus negocios truculentos de explotación y barbarie que la caracterizan. Tras siglos de devastación suicida e irracionalidad sanguinaria no se podría esperar un diferente desenlace.

 

Hoy, de nuevo, como al comienzo, regresa la zozobra ante la amenaza del rebrote de algo que no se termina de entender, los noticieros y redes sociales morbosean a placer con la fragilidad física y mental humana, mientras los gobiernos implementan la vieja y conocida medida de “Toque de Queda” descartando de plano programas de nutrición, reajustar los sistemas de salud, y, primordialmente, replantear el modelo de desarrollo, pero no, nada de eso, la decisión es vacunar al ganado humano y que sobrevivan los más fuertes.

 

Como siempre las artes han salido al rescate. Conciertos, recitales, lecturas, obras de teatro, películas, animaciones, fotografías, pinturas, en fin, una multiplicidad de expresiones originadas de la misma fragilidad humana, pero no ahogadas por el pánico, sino sensibilizadas, esperanzadoras, excitadas ante la vida gritan virtual y presencialmente ¡resistencia!

 

Y así es, no obstante relaciones geopolíticas avasallantes, depredación económica, racismo, sexismo, masacres y violaciones a los derechos humanos, muy a pesar del terrorismo mediático y el distanciamiento social, la actual situación manifiesta la oportunidad de convergencia y unión, combatir la amnesia y entonar los viejos cantos milenarios, reconstruir las sociedades en conexión con la conciencia planetaria y universal, liberar las mentes, alucinar y volar con la mirada en las estrellas y los pies bien puestos en la madre Tierra.

 


Foto: Luis Carlos Ayala
Foto: Luis Carlos Ayala

Edición número 52

 

BOGOTÁ ARDE

Por Redacción Quira Medios

Septiembre 10, 2020

 

Las protestas de las últimas horas en Bogotá muestran la difícil situación social en que se encuentra la ciudad. Esta bomba de tiempo es resultado de problemas estructurales relativos a la incapacidad y negligencia de los gobiernos distrital y nacional para asumir su responsabilidad constitucional en materia de empleo, bienestar, seguridad, justicia, corrupción y derechos humanos.

 

La muerte de Javier Ordoñez en el amanecer del miércoles 9 de septiembre, en una acción grotesca de abuso policial, se suma al asesinato del joven Dylan Cruz en noviembre del año pasado,  otros casos de muertes y lesiones irreparables por abuso policial, las violación a niñas y mujeres por uniformados, la brutal represión por parte de la policía antidisturbios, la corrupción y en general la crisis de una institución que con facilidad viola los derechos humanos y la Constitución Nacional.

 

Las protestas de este 9 de septiembre van más allá de un mero acto vandálico coyuntural. Protestan los jóvenes por el regreso de las masacres por ser ellos el objetivo militar, protestan independientes y desempleados por la ineptitud del gobierno en los tiempos de cuarentena, protesta el ciudadano de a pie por la corrupción a manos llenas de un gobierno indolente e insolente.

 

Según el reporte de la alcaldesa Claudia López a través de su cuenta de twitter sobre los sucesos de ayer “248 ciudadanos heridos, de los cuales 58 fueron por arma de fuego. También 114 policías heridos. En varios puntos hubo uso indiscriminado de armas de fuego”. En su comunicado la alcaldesa olvida mencionar las muertes y los desaparecidos.

 

Como medio de comunicación cultural que somos rechazamos todo tipo de violencia, en especial la represión de la policía y los saqueos a los pequeños negocios familiares. Creemos en la capacidad histórica de transformación social e institucional, y que como nación podemos sobreponernos a las coyunturas y asumir retos históricos.

 

Para hoy se convoca a nuevas protestas en diferentes puntos de la ciudad. Sin duda es importante exigir al gobierno nacional, la alcaldía de Bogotá y todas las instituciones públicas, principalmente a la policía, respeto por la vida, los Derechos Humanos y la Constitución Nacional, y a la vez llamar a la cordura ciudadana, a estar a la altura de un situación que debe exigir de forma pacífica y a la vez contundente los cambios que requiere el país, sin caer en desmanes que solo benefician a quien desean mantener Colombia  atada a la barbarie de su pasado violento.

 


Fotografía de Francisco Sierra
Fotografía de Francisco Sierra

Edición número 49

 

CONTAMOS CONTIGO

Por Redacción Quira Medios

Junio, 2020

 

Este mes de junio, en Quira, nos lanzamos con nuevas secciones. Nuestro espíritu continúa en la exploración de las artes y la cultura, la visibilización de las formas creativas y constructivas de nuestro territorio, así como el trabajo mancomunado con la comunidad. 

Las manifestaciones culturales, artísticas, cinematográficas, literarias y de pensamiento tienen eco en Quira. Por esta razón invitamos a nuestro público lector a continuarnos la pista en cada una de nuestras secciones. Les invitamos a seguir nuestro canal: Quira medios y a ver en nuestras plataformas de difusión una oportunidad para trabajar juntos.

Gracias a nuestros amigos que muy atentamente han contribuido en las líneas de contenido, hemos podido ampliar nuestro espectro. Más música, más teatro, más literatura, más artes y una línea de pensamiento, son nuevos motivos para seguir trabajando codo a codo con cada persona y cada amigo que construye conjuntamente a nuestro lado. 

La ciudad de Bogotá, la localidad Santa fe, Cundinamarca, los territorios de los pueblos originarios, las regiones colombianas, los escritores y colaboradores de cada una de las áreas siguen teniendo en Quira una casa donde hospedar sus ideas y sus inquietudes.

Que este mes sea el mes del crecimiento en medio de esta larga crisis. No dejemos de pensar en estas semanas como una nueva oportunidad, esos sí, sin olvidar que muchos de nosotros podemos contribuir con las personas menos favorecidas. Que la cultura y el artes también sea una construcción de apoyo para todos en momentos de dificultad.

En Quira seguimos construyendo y queremos contar contigo.

Gracias.


Mayo 2020

Edición número 48


Fotografía de María del Pilar Lugo
Fotografía de María del Pilar Lugo

Por Redacción Quira Medios

Mayo, 2020

Históricamente mayo ha sido un mes de cambios. Inicia con la conmemoración de las luchas sociales y laborales. En Francia, en el año 1968 la mujer logra establecer un precedente que permite a las ciudadanas y ciudadanos recordar a las instituciones la importancia de los derechos civiles, así como la relevancia de las profesionales y las trabajadoras de todos los sectores. En Argentina cada año las madres y esposas de desaparecidos recuerdan al mundo entero crimenes de Estado. Festejamos con Abuelas, parejas, madres y hermanas el milagro de la maternidad, que no olvidaremos como un evento de celebración diaria. El maestro universitario celebra su día y efemerides de nacimientos, fallecimientos y acontecimientos se recuerdan durante 31 días.

Quira medios quiso aunar esfuerzos junto a la Corporación Cultural Babilonia, la Fundación Roque Dalton y otras instituciones para conmemorar el nacimiento y la desaparición del poeta latinoamericano Roque Dalton, quien desde hace más de 50 años tiene una importante obra que cada vez va ganando el merecido lugar que circunstancias penosas le habían arrebatado.

Los cambios no cesarán y aunque este mes pareciera ser la sintesis de un vertiginoso repaso por todos los estadios del ser humano, esperamos también que la tranquilidad llegue a los corazones. 

Para todos los lectores, toda la salud, pero también toda la memoria colectiva.

Fuerza, sentido crítico y paciencia.


Abril 2020

Edición número 47


 

DE TIEMPOS Y SERES COVIDIANOS

Por Redacción Quira Medios

abril, 2020

 

De repente todo cambió para no volver a ser lo mismo. Una mañana comenzó a correr la noticia del regreso de la Peste tal como lo vaticinó el viejo Albert en su libro de mismo nombre.

 

Han transcurrido tres semanas de encierro y distanciamiento social, mientras el gobierno hace lo que mejor sabe hacer, “discursar inerte”, es como si la cuarentena fuese su estado natural. Entre tanto, en medio del aturdimiento y la incertidumbre los precios suben otorgando beneficios adicionales a los comercializadores covidianos; por otra parte, en un acto incomprensible, mucha gente corre desenfrenada a abastecerse de papel higiénico, quizá por salvaguardarse el trasero en las situaciones más desesperadas.

 

Pero esto hasta ahora inicia, las imágenes que llegan de Italia, España, Estados Unidos y Ecuador aterran, por lo que el encierro preventivo de par semanas se va transformar en meses, probablemente, alargándose hasta julio o agosto la duración de la cuarentena, o del “retiro” como preferimos decirle en casa.

 

El COVID ha develado lo evidente: la condición parasitaria gubernamental,  la toxicidad viral de la corrupción política; la ausencia de un proyecto nacional preocupado por el bienestar generalizado; la precariedad y limitaciones del sistema de seguridad social y el abandono al que todos nos hemos acostumbrado.

 

Existe un profundo llanto universal en todo esto. El ser vivo que es la Tierra en su desesperación pega un salto homeostático viral para sacudirse de ese ser covidiano en que se ha convertido el ser humano, recordando amenazante que no hay animales superiores, ni más evolucionados, imprescindibles o elegidos por algún Dios, nada, le ha tirado a la sociedad industrializada por el rostro la arrogancia de la discursión teórica positivista y la insensatez del modo de vida depredador.

 

Hoy, el Planeta nos mira a los ojos para obligarnos a reflexionar, una invitación a pensarnos desde adentro, a navegar el cosmos que nos habita mientras contemplamos el firmamento. Este, también ha impuesto  el reencuentro de las familias entorno a la mesa, ha posibilitado retomar contacto con personas queridas, ha hecho aún más fuerte amores que nunca deberían terminar. Pero, lastimosamente, se están develando los problemas presentes al interior de las familias, hombres endemoniados violentando a sus compañeras de vida y camino, alacenas desabastecidas en los hogares forzando a elegir entre morir de inanición o  infectados, abusos sexuales y otras patologías viralizadas en una sociedad que se pudre encerrada.

 

Entre penas y emergencias, una vez más reaparecen las artes y la cultura al rescate, ahora a través de la internet posicionándola como el metamedio de comunicación. Conciertos, lecturas poéticas y literarias, presentaciones de teatro, talleres, cursos, clases de yoga y meditación, conferencias, en fin, un marasmo de propuestas y actividades para enriquecernos en este momento de encuentro condicionado con nosotros mismos.

 

Todo pasará algún día pero ya nada será lo mismo, es más, no podemos permitir que continúe siendo lo mismo. Estos tiempos covidianos nos han recordado que los seres humanos somos gregarios, comunitarios, solidarios, que somos una especie frágil que comparte la vida en el planeta, son un llamado a parar, reflexionar y actuar en lo que se refiere al tipo de sociedad, las relaciones intrafamiliares, el modelo económico, la política, el valor de las artes, nuestra conexión con el cosmos y la Madre Tierra, al futuro que hoy nos toma por el cuello y no da espera.

 


Marzo 2020

Edición número 46


 

El arte como sanación del Siglo XXI

Por Andrés Borrero Parra

 marzo, 2020

 

 

La vida y la muerte son temas recurrentes en Colombia y el mundo; el hombre antiguo y moderno está en constante relación con ella, así prefiera hacerse el de oídos sordos. La violencia de la muerte la que cada día pareciera perfeccionarse en este siglo XXI, nos dicen que somos más civilizados, más humanos, más libres, con más derechos, más leyes e instituciones que garantizan nuestros derechos e incluso algunos dicen que somos menos violentos, pero la realidad nos muestra otra cosa: africanos que son castrados y vendidos, niños que mueren desnutridos allá o acá, en nuestro país; robos violentos en nuestras calles, animales maltratados para la entretención de algunos, sociópatas armados que salen a las calles a acabar con decenas de personas deseando que fueran cientos, mujeres que son violadas y asesinadas a manos de sus parejas, familiares, amigos y desconocidos (En México 10 mujeres son asesinadas diariamente), en Colombia ni hablar donde también reina la impunidad frente a la violencia política, social y contra la mujer: no olvidemos lo que pasó hace unos días a manos de los integrantes de esas instituciones que deben protegernos, pero violan nuestros derechos. Tampoco olvidemos los políticos, que venden, saquean, regalan, nuestro país llenos de cinismo y descaro ante una prensa que aplaude y no vigila ni cuestiona al poder.

Sin embargo, en medio de este panorama Quira Medios se ha encargado de rastrear y recoger esas voces e historias que no están en silencio y que buscan despertarnos, hacerle frente y luchar por esas características que debería tener el Siglo XXI: civilización, derechos, menos muertes violentas y respeto por nuestro entorno. Nosotros hemos encontrado en el arte una lucha frontal, pacífica y directa desde los cantos, pinturas, versos, obras, performances y narraciones, contra los que apologizan a favor de la muerte y la guerra.

Aunque el arte no puede por sí sola lograr nada, debemos permitirnos ser rotos por ella al punto que tomemos la decisión un día cualquiera de defender cualquier animal o ser vivo que esté siendo maltratado, capaces de acabar con nuestro despotismo hacia el otro, quebrar nuestro ego, de compartir el alimento, el vestido, la palabra con el otro, de educar con arte y cultura para que el violento deje de serlo y no se convierta en asesino, de cuidar a la infancia de todo mal ejemplo porque ellos son los que pueden ir borrando nuestros errores como humanidad.

 


Febrero 2020

Edición número 45


 

Ojo: Leer es la clave

Por Redacción Quira medios

febrero, 2020

 

Derechos reservados de las fotografías de inicio

 

 

Luego de amenazas contra los docentes, FECODE anuncia un paro de 48 horas el 20 y 21 de febrero del 2020

Es claro que los problemas de orden educativo, ante la carencia de atención en este renglón, nos han llevado a circunstancias fatales, la falta de respeto por la vida y la sed por el poder nos siguen dejando en una situación que además de preocupante es dolorosa. Mencionar los casos de violencia, asesinato, amenaza y apatía de parte del Estado sobre este y otros temas de la agenda nacional, se convertiría en una penosa lista, que por demás, ya está con exactitud en medios e instrumentos institucionales, informes y noticias. 

Sobre la coyuntura del problema educativo, -las condiciones laborales de los maestros, la inestabilidad de las instituciones educativas públicas o la desatención del contexto académico y sus deficientes resultados en el ambito universitario-, de la que paradojicamente no hemos salido en décadas, siempre será oportuno hablar y referirse.

En temas de formación, a nivel general, el tema del acercamiento al libro análogo o digital, así como al conocimiento, podría considerarse como la base de un arduo empeño que instituciones culturales han trabajado y que esperemos no caigan en la frustración o en el infortunio del recorte presupuestal, -herramienta tan frecuente en temas de educación y cultura-. Muchos de nosotros no olvidamos que la lectura, la curiosidad y el dialogo podrá ser siempre un motivo para la reflexión y el cambio.

Claudia López ha venido dando buenas puntadas en materia cultural. Este mes abrió con una maravillosa jornada dedicada al libro en el Parque de la 93, miles de personas acudieron, compraron y escucharon decenas de escritores de todas las líneas de trabajo creativo. El nuevo gabinete del Distrito Capital parece dar un paso al frente en materia de cultura y educación. Trabajos como el de Alejandro Flórez en la Gerencia de Literatura, a quien felicitamos por su buena gestión de años, seguramente será bien continuado por su sucesora Adriana Martínez. El libro y la lectura parecen ser una ventana y una puerta para abrirnos oportunidades en este mes de febrero.

La primera versión de la Feria del libro de editoriales independientes y el libro usado, en la Casa de Poesía Silva, se nos muestra como una grata sorpresa de inclusión y oportunidades para el sector editorial y librero, así como para avivar las jornadas de esta entrañable casa situada en el corazón de Bogotá. Todos pueden asistir del 18 al 23 de febrero y gozar de la más diversa oferta de libros y de programación cultural. 

El Jam de narrativas, improvisación en vivo el 20 de febrero, en el Centro Cultural Aseismanos, se suma con una iniciativa innovadora en torno a la creación literaria. Los talleres de creación del IDARTES abren las puertas e inician este mismo mes.

Estamos a punto de ver el nuevo portafolio de estímulos artísticos y en realidad podemos pensar que el sector cultural está construyendo mientras otros destruyen. 

Recuerdo un maravilloso objeto, que servía de separador y se convirtió en un mensaje permanente para muchos de nosotros gracias a la librería Lerner: “Leer es la clave”, tenía una llavecita clásica en un formato sencillo sobre un fondo negro. Este objeto aún está entre algunos de los libros de muchos bogotanos, colombianos y visitantes de esta ciudad. No le restemos importancia al tiempo dedicado a los libros. “El libro es fuerza, es valor, es alimento; antorcha del pensamiento y manantial del amor", diría Rubén Darío. No nos dejemos ganar la batalla por la vida, la creatividad, el pensamiento y la libertad. Sigamos leyendo y sigamos defendiendo la vida a toda costa.

 


2020 ¿se acabó este año?

Por Redacción Quira medios

enero, 2020

Hoy las premisas sobre supervivencia, seguridad, estabilidad o solución, parecen ser completamente antagónicas. Iniciamos el 2020 como se terminó el 2019. Los desenlaces del Paro de este 21 de enero nos dejan con incertidumbre y una preocupación aún mayor. Pareciera que el dialogo es una posibilidad cada vez más lejana; pareciera que las manos oscuras que mueven los hilos en este país se salen con la suya y antes del primer trimestre logran abatimiento total en un gran sector de la población bogotana y colombiana. Pero el trabajo y la constancia son la base de grandes cambios; el vuelco que esperamos deberá ser asumido como certeza absoluta.

En la segunda quincena de enero Quira se ha dedicado a gestionar una invitación que sea un término abierto para los lectores y distintos colaboradores. La convicción de que el trabajo cultural, la educación a través del pensamiento crítico, la dedicación al oficio artístico y el entorno propositivo en el que se mueve el territorio de Quira nos hace sentir profundamente motivados. Hemos recibido gratas propuestas en torno a la reflexión, el diálogo, la resistencia artística y al arte mismo como forma de vida desde la música, la poesía, el grafiti, la fotografía y todas las formas que verán a lo largo de este número, y por supuesto a lo largo de este año.

Este número, quincenal es una forma de invitar a la renovación; a la construcción mutua dentro del juego de las formas estéticas y las manifestaciones culturales. Los juegos del pensamiento hoy tienen el reto de entrar en la esfera de la colaboratividad. Solidaridad, colaboración y generosidad deben ser términos que predominen durante este proceso de cambio.

La renovación del pensamiento es parte de nuestra tarea; emprender hacia el cambio ha de ser nuestra ruta; recobrar la idea de que para salvarnos hay que pensar en los otros puede ser la mejor opción. Reconstruir desde el inicio, en nuestro caso desde las artes y la cultura, ha de ser nuestro compromiso para lograr cambios fundamentales antes de cerrar el 2020.

Una reflexión sobre el arte como resistencia, una invitación a volver a comprar en los mercados campesinos, un dialogo con una joven escritora antioqueña y una celebración por la música como acompañamiento del día a día, una nueva sección dedicada a los libros de todos los tiempos, es algo de nuestro contenido quincenal. De hoy en adelante Quira se lanza por una frecuencia más atrevida: cada quince días nuestros lectores tendrán contenidos y propuestas para continuar semana a semana con más aliento. 

No, el 2020 no se ha acabado. Que vengan todas las propuestas de los profesionales del arte que acá las trabajaremos con entusiasmo y cariño.

Gracias.

 


El año del gato

Por Redacción Quira medios

diciembre, 2019

El calendario chino dicta que el año del gato –o año del conejo– inicia en el 2024, es decir un poco más de cuatro años más adelante de nuestra fecha actual. Sin embargo, una canción de Cat Stevens que dice más o menos así, nos hace pensar desde otra perspectiva:

En una mañana de una película de Bogart / En un país donde vuelven atrás el tiempo / Vas paseando por la multitud como Peter Lorre / Contemplar un crimen / Ella sale del sol en un vestido de seda corriendo / Como una acuarela en la lluvia / No te molestes en pedir explicaciones / Sólo te dirá que vino / En el año del gato

No podemos negar que hemos vivido un año como el de una película de cine negro. Cientos de líderes asesinados y una economía en declive, un aumento en la corrupción y un sinfín de razones que no nos permiten conciliar el sueño. Hoy 31 de diciembre hay un nuevo cacerolazo. Y aunque el 31 de diciembre es una gran fiesta para muchos, para otros una conmemoración, o simplemente una fecha simbólica donde pretendemos pasar la página. No olvidemos que para otros tantos este 31 de diciembre de 2019 es un balance trágico. Una fecha de luto.

Para muchos de nosotros los gatos son más que un animal doméstico o una mascota. Son seres de protección y de invocación. En el calendario chino y en diversas culturas el gato es símbolo de cambio y de firmeza. Ha de ser una casualidad afortunada que el año que viene sea en el horóscopo chino el año de la rata: también representación de cambio, pero además de equilibrio y de firmeza en las acciones. Detrás la rata viene el gato.

Para todos y todas las personas que tuvieron un año doloroso: el acompañamiento de parte de este equipo. Pero para este 2020, para todos los lectores y no lectores de Quira, los mejores deseos. Un año prospero, pleno esperanza, bienaventuranza económica y generosidad. Que haya pan y queso en la mesa para el gato y el ratón. Que haya uvas y vid para todos y sobre todo amor.

Una canción de Cat Stevens en este próximo adelantado año del gato donde las cosas a fuerza de pulzo, van a cambiar.


Fotografía de SubLiteratura
Fotografía de SubLiteratura

Un fin de año, un nuevo comienzo

 

Por Redacción Quira medios

diciembre de 2019

 

En países occidentales y una mayoría de los países continentales de América Latina, diciembre ha sido tradicionalmente un mes de paz y amor. De reflexión, unión familiar y filial. Los sentimientos de amistad y de compañerismo se suelen promover. Las casas, calles, parques y zonas comunes nos llevan a otra dimensión en esta temporada

Pues bien, en esta ocasión, para este fin de 2019 Colombia vive un episodio único en su historia de dos siglos. 

Los colores del árbol navideño –verde y rojo– se mantienen ondeantes en las calles gracias a la bandera de la Guardia Indígena; las luces son antorchas y las matracas de antaño se cambiaron por cacerolas, olletas y cientos de artefactos sonoros. 

La festividad se ha mantenido aún más viva; los tamborileros se han unido para hacer más musical el sentimiento de protesta. El diciembre más sonoro, colorido y demandante de la historia colombiana. Comprobadamente este diciembre es otro. 

Los regalos se compartieron previamente y la solidaridad se refugia al lado de los muertos. La impunidad continúa, pero esa es parte de la batalla ideológica que se ha de librar en este pulso. Para los vivos: una aguapanela en la noche o un tinto, que no se niegue en la marcha.

En Quira hemos acompañado cada día de los que han pasado desde el 21N. Nuestro pésame a las familias que cargan con la tristeza de una desaparición, una pérdida o una afección física, ya sean manifestantes o de la fuerza pública.

En estos días se han aunado las voces inconformes y adoloridas de millones de colombianos y latinoamericanos. La navidad ha pasado a segundo plano. Conciliar, negociar, resolver, aceptar, rectificar y corregir son las acciones que se esperan de un gobierno que viene haciéndose el de la vista gorda.

Inspiradas en cuatro artistas chilenas (Lastesis) el mundo se ha alzado en manifestaciones performáticas que señalan victimarios impunes. El verde y el violeta como representación de la libertad de decidir y de las causas feministas: “Ni una menos”, nos recuerdan que viene siendo hora de jalarle al respetico a las mujeres.

El 4 de diciembre se decretó el día distrital contra el Feminicidio, como homenaje a la niña Yuliana Samboní,  –el día mundial contra la violencia hacia las mujeres es el 25 de noviembre–, pero deberían ser razones diarias, pues son de suficiente peso, para recordar y tratar con respeto a mujeres, jóvenes y niñas; defender sus derechos a la vida y la integridad y con ellas celebrar la igualdad todos los meses del año.

Por otro lado, hemos de recordar cada minuto que centenares de indígenas han sido asesinados recientemente, índice que tristemente va en aumento. Más de 30 mil personas de todos los pueblos originarios han llegado a Bogotá a pie, en bus y por todos los medios para pedir explicaciones ante la dolorosa y dramática cifra.

Jóvenes marchan todos los días desde hace dos semanas con profesores, padres y madres  exigiendo un derecho a la educación, abogando por la vida y el derecho a la protesta. Así, cientos de trabajadores, empleados y empresarios. 

Quira toma una posición: ¡Ni una menos!  ¡Ni uno más! No más asesinatos, no más impunidad, no más corrupción, pedimos respeto a los educadores y a las instituciones públicas educativas. Pedimos respeto como trabajadores y pedimos no más silencio ante todas las demandas anteriores.

Desde Quira, con respeto a cada uno de los dirigentes de este gobierno decimos que estamos con el Paro. Sugerimos, como medio alternativo de comunicación, restablecer diálogos con las comisiones directivas de los movimientos que conducen esta protesta pacífica. Mirar con prudencia las acciones, y corregir el rumbo con el ánimo de construir un país más equitativo para todos y todas. Es capital atender la demanda del derecho a la vida y el respeto por la integridad física de cada uno de los ciudadanos.

Todos los manifestantes, así como las entidades del gobierno cuentan con nuestra plataforma para difundir la verdad sobre los diálogos. Informar es nuestro derecho y nuestro deber. 

Para quienes están con el timón en las manos no les sobrará recordar a Confucio: “Saber gobernar es rectificar”.


 

TERRITORIO DE PAZ

Por Redacción Quira medios

noviembre de 2019

 

“El deber más santo de los que sobreviven es honrar la memoria de los desaparecidos.”

Alfonso Reyes

 

“Artículo 20. Se garantiza a toda persona la libertad de expresar y difundir su pensamiento

y opiniones, la de informar y recibir información veraz e imparcial, y la de fundar medios

masivos de comunicación. Estos son libres y tienen responsabilidad social.

Se garantiza el derecho a la rectificación en condiciones de equidad. No habrá censura.”

Constitución Política de Colombia

 

 

 

Quira nació como una propuesta cultural que devela la importancia del territorio, el acercamiento a sensibilidades más vernáculas, a descubrimientos de riquezas a partir del reconocimiento del ser social y el ser espiritual

 

El trabajo que el equipo fundador de Quira medios ha venido realizando ha logrado un tejido comunicacional que viene fortaleciendo iniciativas públicas y privadas en torno a la cultura y el arte. La visibilización del trabajo y las expresiones culturales de los pueblos indígenas, las comunidades afro, las propuestas sectoriales que se desarrollan en cada localidad y que propenden hacia una Bogotá más respetuosa por el otro y que celebren la diversidad, es el trabajo que nos compete y que atendemos día a día desde este proyecto comunicacional.

 

Que sea una oportunidad para agradecer a todo el equipo que ha trabajado y que día a día construye desde Quira esta red colaborativa a través de las columnas, los artículos, las crónicas, la agenda cultural, la fotografía, la gestión cultural, el trabajo de redes y cada una de las colaboraciones que nos permiten enriquecer este país, pleno de bienes culturales.

 

Sin embargo, no podemos hacernos los de la vista gorda. Vivimos momentos coyunturales en Bogotá, Colombia, las distintas regiones y por supuesto, en muchas de las naciones latinoamericanas. Los procesos de resistencia pacífica se han visto vulnerados por agentes de tenebrosa procedencia en toda Colombia y otras geografías.

 

Luego de lograr dar inicio a un proceso de paz y avanzar en el desarrollo de este, asesinatos y desvíos de los intereses comunes se han visto troncados por episodios vergonzosos que nos dejan atónitos ante el deseo de algunos sectores de mantener la desigualdad social e inclinarse hacia la guerra. Muertes y desapariciones de menores de edad, indígenas y líderes sociales nos muestra que el camino de la paz no será fácil para una sociedad que ha aculturado la guerra, incluso como un estilo de vida. 

 

La vida se respeta”, habría de ser una de las contundentes frases del profesor Antanas Mockus, que hoy en día debemos atender más que nunca. Las condiciones de seguridad, en materia de educación y salud, que debería garantizar un Estado se encuentran en vilo. El derecho a la vida, las garantías de preservación por la ecología, el derecho al trabajo y el respeto por la integridad física están en momento de crisis.

 

Pero no olvidemos que crisis es posibilidad; es el momento de fijar posición, procurar que la cordura nos guíe y que el ánimo que nos cobija haga hincapié ante la inconformidad que nos rodea. 

 

Este jueves 21 de noviembre millones de personas marcharan en todas las ciudades del país para sentar precedente. Estamos en estado de resiliencia, sobreponernos a los atropellos y avatares es nuestra misión ciudadana. Que el ejercicio pacifico de la libertad de expresión sea nuestra fortaleza este jueves. Quira estará presente entre los millones de colombianos. Abogamos al derecho a informar, a la libertad de prensa y en esta editorial, por supuesto a establecer nuestra posición de rechazo a toda manifestación de violencia hacia cualquier ciudadano colombiano. Consideremos este portal como un territorio de trabajo por la vida, el respeto, la libertad de expresión y de celebración por la cultura. Tu territorio.

 

Quira es territorio. Quira es territorio de paz y de vida.

 

Fotografía de Francisco Sierra
Fotografía de Francisco Sierra

 

BOGOTÁ, NICHO CULTURAL PARA LA HUMANIDAD

Redacción Quira Medios

quira.redaccion@gmail.com

Abril, mayo 2019

 

 

 

 

A partir de los años 90, junto con la revolución tecnológica, internet y la globalización, las expresiones artísticas igualmente se han sofisticado explorando nuevas posibilidades creativas en otras artes, la misma tecnología, y en tradiciones ancestrales.

 

Bogotá al ser un crisol cultural del mundo, no ha estado ajena a esta tendencia, generando una oferta artística de enorme diversidad, en consonancia con toda la riqueza que la caracteriza, reflejando a la vez las preocupaciones sociales y existenciales que embargan a la sociedad.

 

De esta manera y de forma imparable, en Bogotá ocurren a lo largo del año encuentros, festivales, muestras, salones de artes, seminarios y muchos eventos más. Solo abril se realizó el III Festibienal de Teatro de Bogotá organizado por Ditirambo Teatro, contando con el apoyo de más de treinta salas donde se presentaron diferentes grupos locales, nacionales y autores internacionales; el Festival de Música Sacra con grandes maestros de renombre internacional realizando presentaciones en grandes salas, iglesias y centros culturales comunitarios; finalizando abril e iniciando mayo, de forma paralela, se están llevando a cabo el Festival de Jazz y Blues en La Libélula Dorada, la Feria del Libro de Bogotá (FilBo) y el Festival Internacional de Poesía, cada uno como gran exponente del desarrollo y la investigación en sus propias áreas, evidenciando que Bogotá es un nicho de letras, música y artes. Aquí no para la cosa, al interiorizarse en los barrios se encuentran en todas las localidades actividades culturales, comunitarias y sociales, personas con sueños y apuestas por las artes, seres humanos que pese a las dificultades de la coyuntura sociopolítica del país hacen de Bogotá un nicho cultural enorme para la humanidad.

 


 

CULTURA PARA EL CAMBIO

Redacción Quira Medios

quira.redaccion@gmail.com

Febrero, marzo 2019

 

 

Bogotá es una convergencia de esperanzas y problemáticas en la que asiste la pobreza, la desigualdad, la polarización política, la intolerancia, la búsqueda de oportunidades, y hoy se unen a estas: la migración y la posibilidad de una guerra en Venezuela que afectaría de manera directa o indirecta a la Capital.  

 

Teniendo en cuenta este panorama se hace necesario revisarnos al interior como una sociedad que permanece a la orilla de la histeria, una sociedad que durante siglos ha presentado dificultades para solucionar problemas fundamentales y que imposibilitada para mirarse así misma e intentar hacer algo por ella misma, carga a su espalda la insignia de la esclavitud, la falta de identidad, la incapacidad parta generar proceso de cohesión social, y enormes limitaciones para construirse como una sociedad incluyente. Quizás esto último es el resultado de no reconocer su heterogeneidad cultural, actitud preponderante al momento de iniciar cualquier tipo de transformación social. Es decir, no se ha sido capaz de valorar la diferencia, la cual negativamente ha venido generando una profunda polarización que se ha convertido en una herida difícil de subsanar. 

 

La pertinencia de superar estas divisiones maniqueas ahora más que nunca es necesario, la gravedad de la problemática social de Bogotá exige movilizarse conjuntamente hacia la transformación, generar cambios que permitan apreciar la riqueza de su ciudadanía, y soñar una sociedad que mire y camine hacia el mismo punto.

 

En este sentido, la cultura y las artes aparecen como estrategia fundamental para suscitar los cambios y transformaciones que requiere la ciudad, por su capacidad de visibilizar y concientizar sobre problemáticas, sentires y posibilidades, haciendo de las dificultades el potencial, eso que hace única a Bogotá, y es por ello que la actual administración, en su recta final, tiene la posibilidad de cimentar las bases, sembrar la semilla del cambio.

 


 

BOGOTÁ 2019

Redacción Quira Medios

quira.redaccion@gmail.com

Diciembre 2018, Enero 2019

 

 

El 2019 se presenta como un año de retos para la ciudad y la Alcaldía de Bogotá. Por un lado la ciudadanía critica duramente la administración Peñalosa, lo cual se refleja en su bajo margen de aceptación, 16% según la última encuesta del programa "Bogotá Como Vamos" de la Cámara de Comercio de Bogotá, por otra parte, el inició de la construcción del Metro será fundaméntela por los graves problemas de movilidad, y finalmente la creciente ola de inseguridad que requiere una estrategia múltiple y compleja.

 

En temas de cultura sectores tradicionales y de prestigio para la ciudad como teatro, literatura y música han sentido abandono por parte de la administración Distrital, lo que le propone a la Alcaldía redireccionar metas presupuestales que permitan crear las condiciones necesarias para apoyar y potencializar entidades, colectivos y creadores de estos sectores, generando así, mayores márgenes de proyección e inclusión cultural.

 

El 2019 se proyecta como un año de gran movimiento político, las elecciones para la alcaldía de Bogotá serán un tema de discusión nacional en donde las fuerzas contrastantes de la política colombiana medirán de nuevo fuerzas, lo cual se traduzca en beneficios para Bogotá, especialmente en temas de artes, cultura y ciudadanía.

 

Comentarios: 1
  • #1

    alvaro ferrer pelaez (miércoles, 03 abril 2019 14:57)

    si tienen razon somos una sociedad todavia en construccion y nos afectan fenomenos foraneos como la migracion veneca para bien y mucho mal porque han llegado las peores personas de esa sociedad. la politiac de paz de santos dejo una profundo vacio y facilito la extension y crecimiento de los cultivos de coca,y Bogota enfrenta todos los desafios habidos y por haber pero lo recatable de peña loza es que Bogota volvio aver parques bonitos. canchas. megacolegios y grandes obras de infraesrestructura abandonadas por todas administracines de izquierda ojala quien llegue logre aglutinar la gente bogotana en torno mas proyectos de contenido social y cyultural



 

DE AMISTADES EN LA CIUDAD

Por Edgar Rodríguez Cruz

Quira Medios

quira.redaccion@gmail.com

septiembre, 2018

 

 

Lo que he vivido no lo he vivenciado solo, en lo bueno, lo malo, lo dulce, en lo amargo siempre alguien ha estado ahí, acompañándo, compartiendo las vicisitudes de esta vida de 1.80 que vagamundea y sueña por las calles y rincones de la ciudad.

 

Todo empezó en una escuela distrital en Puente Aranda. Éramos cuatro “chinos” con cierto aire maldadoso imaginando nuevas formas de “gaminiar” y ganar “guerras de escupitajos”. Cuando la profesora Elsa en una entrega de boletines recomendó a los padres tener mucho cuidado con los “amiguitos de los hijos”, y lo dijo mirándonos con aire acusador, presentí que la cosa de vivir no sería fácil, pero sería “bacancita”.

 

Con el bachillerato llegó el rock, los pelos largos, los conciertos, las “corretiadas” por cuenta de los “tombos” buscando porros de marihuana para ellos fumárselos, los amaneceres en los parques o en cualquier lugar que no fuera la casa, los sueños y las ilusiones, las ganas de vivir, la hermandad infranqueable e incondicional ambientada por estrepitosas carcajadas de burla.

 

Un día aparecieron los amores, primero los imaginados, los televisivos, luego los compartidos, los inesperados, los anhelados, amores en Bachué, Chapinero, La Candelaria, Usaquén, Soacha e intermedios, flechazos, fogonazos, aullidos en la madrugada. De repente, de la nada, la marcha cambia la mirada, el idilio se transforma en martirio, el éxtasis en padecimiento, y que te agarre bien parado pues desde ahí solo hay un camino y es para abajo, y como a Dante que algún poeta amigo te acompañe en tu dulce paseo por el inframundo.

 

Pasan las lunas y los soles, los chinos nacen y joden que da miedo, las amistades con sus mundos van y vienen en sus periplos satelitales, algunas se transforman en solidarias e incondicionales con quienes el lazo se hace más fuerte cada día y a quienes agradezco hoy su presencia y hermandad en esta, mi vida en Bogotá.

 

Comentarios: 0


 

UN DÍA EN BOGOTÁ

Por Edgar Rodríguez Cruz

Quira Medios

quira.redaccion@gmail.com

agosto, 2018

 

 

Los días en Bogotá inician con la sinfonía de una naturaleza que se resiste a la expansión depredadora de la modernidad, evocando en cada amanecer los tiempos muisca de este territorio del altiplano. Cantos de aves, banda sonora de los tragos finales de los amanecidos, acompañan el regreso a casa de los nocturnos, arrullando los últimos motosos de una ciudad que de a poco despierta.

 

Después viene multiplicidad de sonidos electrónicos y mecánicos de relojes, alarmas y despertadores, no faltan los madrazos, las vueltas en la cama y el retorno al sueño, los ladridos, maullidos, cacareos y uno que otro jadeo entre gemidos placenteros.

 

El taita Sol se filtra por las ventanas iluminando el vapor de café y la agüepanela, al fondo radios y televisores pregonan aconteceres y primicias noticiarias psicóticas de una sociedad que va pa´l estanco.

 

Ahora la ciudad fluye en todo el esplender de su caos multitudiniario. Ya no hay espacios en el transmilenio, busetas, taxis o celectivos, todo corre a mil, a mil van los peatones, ciclitas, motociclista y conductores, a mil los tragos de café, las maquilladas, el pan, las hojas de vida, el bazuco, la indeferencia, los amores y las pasiones.

 

A mil anda en las mañanas Bogotá con sus anhelos y esperanzas bañaditas, frescas, refrescadas, recién peinaditas.

 

Comentarios: 1
  • #1

    cindy (jueves, 06 septiembre 2018 11:40)

    Me encanta!!!!



 

VIDA Y SUEÑOS EN LA CAPITAL

Por Edgar Rodríguez Cruz

Quira Medios

quira.redaccion@gmail.com

Junio - Julio, 2018

 

 

Bogotá no parará de soñar. Al interior de su laberinto habitan personas, grupos, colectivos de creadores que le apuestan a las artes, a la cultura como camino de vida.

 

Nuestra naturaleza de medio de comunicación nos ha permitido explorar la ciudad barrio adentro, gracias a lo cual constantemente nos encontramos con excelentes proyectos que muestran una ciudad dinámica y pujante, una metropoli que buye desde sus bases.

 

Sorprende la riqueza creadora de propuestas sincréticas con aires abya-yalianos, africanos, europeos y asiáticos, imaginados y elaborados desde Bosa, Galán, Teusaquillo o Usaquén, mundos creados y recreados a 2.600 mts, justo en medio de los Andes, producidos por personas de diversas regiones del país, de diferentes edades, jóvenes principalmente,  quienes apretujados en el Transmilenio van y viene por la ciudad creando, ensayando, presentando sus obras y conciertos, vivenciando y transformando oníricamente su Bogotá caótica.

 

Comentarios: 0


 

ENTRE TANTO CRECER, PERDIÉNDONOS ESTAMOS

Por María José de la Tierra

Redactora Editorial Quira Medios

quira.redaccion@gmail.com

Abril - Mayo, 2018

 

 

La capacidad que tenemos de ver la vida jamás será suficiente con lo que verdaderamente consiste y significa VIVIR. Inmersos en verdades predispuestas, obligaciones basadas en el deber ser y el juego infinito de madurar junto con crecer, son razones que sustentan que el ser humano olvida constantemente de dónde viene, qué ha sido y es lo verdaderamente importante de vivir. Sabemos que las prioridades son muchas y abundan en complejidad y esfuerzo; lo que nos pide este plano material, mental y efímero está ligado a lo que debemos crear o tener para sobrevivir y en eso, precisamente, se nos va la vida. El juego, el aprender, el crecer, el ganar o el perder, el detalle, la capacidad de sorprendernos, la ingenuinidad, la naturalidad, lo importante y trascendental de la existencia, se ha perdido. Y sí, aceptémoslo, ya no somos niños!

 

Tiempo fugaz, obligaciones, el otro, "cuando seas grande", estabilidad basada en dinero, normalidad, familia, el otro, el amor, el amor propio, tiempo fugaz, dinero dinero dinero, el deber ser para mi, para los otros, tiempo, tiempo, ¡ay!, tiempo que no para... y asi, asi es que se va la vida,

 

Y si todos fuimos niños ¿Cómo aprendimos a crecer? o, más bien, ¿Cómo están aprendiendo a crecer nuestros niños? Cómo nos nombramos ante la vida con nuestros niños o como el niño interno que se supone nos habita. Cómo podemos intentar enseñar el aquí y el ahora igual que lo hacen los niños. ¿Cómo nos desintoxicamos de un futuro que va a llegar? ¿Cómo les inculcamos a nuestros niños el valor de lo verdaderamente importante si nosotros no lo sabemos?

 

Anotemos que en nuestra calidad de seres inteligentes podemos entender que es imposible saberlo todo y que la vida puede cambiar en el momento en que menos esperamos. Esta es una ventaja, pues aprender también de nuestros errores contribuye a una mayor sabiduría. Recordemos que nuestra habilidad para estar equivocados no deberá dañar la reputación de seres sabios. Al contrario, la incrementará, porque los de este rango saben afrontar la responsabilidad de sus yerros. 

 

¿Dónde está el valor de la vida delante de los desaciertos?

 

Captemos otras voces, por ejemplo la de Quino, y contemplemos su criterio sobre la vida:

 

"Se debería empezar muriendo y así ese trauma quedaría superado.

Luego te despiertas en un Hogar de ancianos mejorando día a día.

Después te echan de la Residencia porque estás bien y lo primero que haces es cobrar tu pensión.

Luego, en tu primer día de trabajo te dan un reloj de oro.

Trabajas 40 años hasta que seas bastante joven como para disfrutar del retiro de la vida laboral.

Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas el sexo, no tienes problemas graves y te preparas para empezar a estudiar.

Luego empiezas el cole, jugando con tus amigos, sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé.

Y los últimos 9 meses te pasas flotando tranquilo, con calefacción central, roomservice, etc., etc.

Y al final. ¡Abandonas este mundo en un orgasmo!"

¡En un tremendo orgasmo!

 

Y ¿si la vida fuera así? ¿Al revés? Pero como no lo es; ¿les gustaría  jugar como niños?

 

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Laura Alejandra Lozano Serna (martes, 24 abril 2018 07:53)

    Buen artículo

  • #2

    Rafael Chaparro Díaz (miércoles, 09 mayo 2018 20:46)

    De acuerdo. Considero que debemos lograr la sabiduría, sencillez y profundidad simple de la niñez. Tenemos que ser solidarios, indagar como los niños; no ser rencorosos, envidiosos y egoístas. Debemos ser amigos de todos, a pesar de nuestras diferencias y, dejar de complicarnos con esas exigencias del mundo de los adulteros. ¡Ser más informales y profundos!, respetando las diferencias en un sentido trascendental......

  • #3

    alvaro ferrer pelaez (miércoles, 03 abril 2019 15:00)

    buen articulo excelente sueño