LOS HIJOS DE YAEMÓN

 

 

Dos seres se encuentran en la presencia del otro. No tienen hogar, origen o nombre siquiera. Uno juega entre formas sin preocuparse mucho por su situación. El otro sin embargo no está conforme y lo convence de empezar un juego de ficciones que termina arrastrándolos juntos.

 

En su búsqueda de identidad, terminan topándose con voces ajenas. Voces de personajes históricos de las que poco a poco se empiezan a apropiar. De tiempos muy distintos un pintor catalán y un militar japonés.

 

El juego se extiende hasta que los vacíos se empiezan a colar en esta ficción y terminan renunciando a las identidades por no comprenderlas del todo. El otro, aunque no consigue lo que se proponía retiene la intención de ser algo, y de modo fraudulento termina en medio de otra ficción.

 

Otras voces aparecen, esta vez la de un rebelde azteca y un guitarrista británico. El juego persiste menos tiempo aun pues empiezan a recordar tanto su condición como los roles del primer juego. Vencido el otro se rinde ante la idea de la ficción. Ya sin la presión de ser personajes o personas comentan sobre su condición de volutas de humo y terminan por permitir que la nada los consuma.

 

 

FICHA TÉCNICA

Dirección general: Edith Jazmín Laverde

Dirección artística y música original: Ivonne Caicedo Ramos

Dramaturgia: Pablo Caicedo Ramos

Reparto: Christian Miranda, Daniel Espejo

Diseño de vestuario: Jaqueline Rojas Cardozo

 

***