Grizzly Man

La historia del hombre que quiso ser un oso

Director: Werner Herzog

Por Juan Carlos Carvajal Sandoval

Junio, 2024

 

 

Existen seres cuyas vidas parecen producto de la ficción. De hecho, quizás sucede que estos mismos seres se apropian de la ficción para construir sus propias vidas. Tal es el caso de Timothy Treadwell, un activista quien, de tanto vivir con los osos, quiso ser uno de ellos.

 

Pudiera pensarse que es el resultado de una enajenación, o incluso, una manera de llamar la atención en una actualidad que parece demandar nutrirse cada vez más de la excentricidad sin mayor sustento o esencia. Tal no es el caso de Timothy, Grizzly Man, pues en él parece entreverse una experiencia casi religiosa, una manera de, no solo excluirse del mundo del que se siente ajeno, sino de hacer simbiosis con la naturaleza salvaje como resultado de la individuación y la profunda búsqueda de propósito.

 

No es el primer caso en el que una persona decide renunciar a todo, para lanzarse de lleno al llamado de lo “salvaje”. Es bien sabido que el escritor Henry David Thoreau, como símbolo de desobediencia civil, se arrojó a las orillas del estanque de Walden, durante dos años, para “comenzar el gran proceso de devorarse a sí mismo”.  Incluso la película Into the wild también tiene como argumento la historia real de Christopher McCandless, un hombre quien, como punto de partida, hace trizas su documento de identidad y se va a vivir con escasos suministros a Alaska, estado donde, curiosamente, también Grizzly man termina sus días.

 

Otro rasgo también muy interesante de Timothy Treadwell, es que, como aliada y compañera de su soledad, que se convierte en su ferviente confesora, está la cámara. Lo que comienza, a través del lente, siendo una bitácora, un registro en forma de diario de campo, se transforma en una profunda exploración a la naturaleza misma de Timothy en la que no teme exponerse hasta en sus más ínfimas aristas, convirtiéndolo, paradójicamente, en una celebridad. Y es aquí donde interviene el ojo avizor y maestro de Werner Herzog, quien rescata todo el material de archivo legado por Timmy y mezclándolo con entrevistas y reflexiones, a través de su propia voz, configura un documento vital, lleno de poesía, belleza, estremecimiento y hondo en la exploración de la condición humana, pero centrada en la cosmovisión de Grizzly Man.

 

En una mágica e inolvidable escena, en la que Timothy “entrevista” a un oso en la distancia, y parecía llegar a su fin, Herzog, en su voz, menciona que hay cosas que solo pueden suceder gracias a la sincronicidad y magia del cine. Así, un zorro cruza el plano, con la sincrónica planeación que solo puede otorgar la misma realidad, y saluda a Timmy. Herzog, como es usual a lo largo de su obra, reflexiona sobre el cine mismo, sobre sus alcances y paradojas y crea potentes metáforas, como la de otra potente escena en la que compara una inmensa formación de hielo con el alma del amante de osos.

 

No es solamente el retrato de una persona que quizás, a través de una especie de locura, cruzó los límites entre lo humano y lo salvaje, en el que a través de él Herzog invita, no solo a reflexionar sino a apropiarse. ¿Cuáles son esas líneas infranqueables en nosotros los espectadores? ¿Cómo definimos esas fronteras entre lo “civilizado” y lo “natural”? En esas respuestas, y reflejadas en la sonrisa beatífica de Grizzly man, la película proyecta búsquedas aún mayores. ¿Qué estaríamos dispuestos a entregar para alcanzar nuestro propósito? En la vida de Timothy, pese a su trágico final, se comprende la naturaleza de la devoción, la entrega y el sacrificio. Pese también, a que sus ideas y su visión puedan tener tantos detractores por considerarse como un error, su camino tan solo revela que todos tenemos la capacidad, en especial a través del arte, de elegir nuestra propia aventura, tal como lo ha sido, también para Herzog, el cine.

 

A continuación, compartimos la reseña de  Grizzly Man, de Werner Herzog 

 

 

Comentarios: 4
  • #4

    Rosaura Mestizo (martes, 11 junio 2024 00:15)

    Lo latente de esta película es la ficción al pretender lograr lo inalcansable.

  • #3

    Johana Franco (domingo, 09 junio 2024 13:30)

    Gracias. Me encanto!

  • #2

    Deisy Castellano (sábado, 08 junio 2024 09:40)

    Excelente reseña

  • #1

    Héctor Hugo Álvarez Cubillos (viernes, 07 junio 2024 21:02)

    Gracias por la reflexión