VULNERABILIDAD: CAMINO DE GRANDES DESCUBRIMIENTOS

Por Camilo Alexander Martínez Ríos

 

Éstas palabras corresponden a mi experiencia durante el proceso de la clase de “Movimiento Somático” brindada por Haike Stollbrock dentro del programa de Artes Escénicas en la Universidad Javeriana. Comparto una mirada en tiempo pasado, que revela recuerdos olvidados y es el encuentro entre escritos personales y la memoria que aún sigue fresca. Un día desperté estudiando para ser artista escénico, al siguiente descubrí mi cuerpo y desde entonces investigo su movimiento. Hice una pausa, cuestioné mis principios y me choqué con un espacio comprendido por incertidumbre, intuición, y autopercepción, que me permite articularme cómo un sistema que aprende de sí mismo tanto como de lo que me rodea; Son totalmente autorreferenciales y se construyen en base a una realidad particular. Es mi manera de organizar experiencias somáticas, intentando reconectar datos que aún vuelan libres en el universo de las posibilidades halladas a través del juego de conocerse a sí mismo, pero que no se concretan fácilmente sin darles un tiempo de pausa para sentir la idea. Aunque parto de lo que logro reconocer guardado en mis escritos, considero que mucho de lo que necesito compartir ahora son conexiones que hasta éste momento empiezan a producir efectos creativos, es decir, que es hasta ahora que aterrizo en letras las sensaciones que llevo dentro.

 

         Una noche lloré,

         y eso es de extrañarse

        de alguien como yo

        que creía en la fortaleza equivoca,

        de alguien como yo

        que estaba más afuera que adentro.

        En consecuencia, de estas circunstancias, 

no podía controlarme ni conocerme ni dejarme ni conectarme ni sacudirme ni movilizarme ni decidir ni crear ni saltar ni siquiera de escribir con cordura. Vivía la impotencia de la no pertenencia, no pertenencia a sí mismo. 

 

Que distintos o plurales pueden ser las reacciones ante los estímulos internos-externos. ¿Qué tantos permisos de actuar desde mi centro me permito? Desde los inicios del proceso ya existía un ser inquieto principalmente por sus necesidades, palabra complicada y provocativa. Y al final del viaje que importante termina por ser, pues esas necesidades ahora toman lugar en la acción para el desarrollo de los cuestionamientos personales.

 

                                                                                                                                                             Me pregunto si fui cruel.

                                                                                                                                                             Me pregunto si fui desmedido.

                                                                                                                                                             Si erré o fui imprudente,

                                                                                                                                                             ¿Fui leal a mis impulsos?

                                                                                                                                                             o creé las reacciones.

                                                                                                                                                             Si el foco está dentro

                                                                                                                                                             o muy afuera.

 

Desde el comienzo he tenido la intensión por conectarme conmigo mismo. Llegué de una situación que me puso en duda frente a la toma de decisiones y la escogencia de prioridades en mí vida. La tendencia que notaba se traducía en un complacimiento extremo del entorno, como si mi necesidad básica fuese regular el entorno y desde allí buscar la estabilidad propia.

 

             - A veces, por ejemplo, suelo callar demasiado, suelo guardarme y dejar salir lo estrictamente

             necesario ¿necesario para qué? ¿necesario  para no incomodar a nadie? ¿para no cometer

             errores? Al final sigue siendo un tema de empoderamiento. ¿Y el miedo?

 

             Necesito Calor

                                                                                            Necesito Soltar Tensiones

Necesito hacer más por mí mismo sin partir del contexto

                                                        Necesito apagar el foco externo más seguido

Necesito darme el permiso de seguir mis inquietudes

                                                                               Necesito conocimiento

                       Necesito Observar más seguido mi respiración

Necesito aprender a describir mi estado

                                  Necesito darle tiempo al aprendizaje

                                                                                          Necesito ir

 

Necesito no necesitar tanto una necesidad clara y necesito ser más fiel al impulso de la necesidad presente. Este semestre ha sido todo un reto en términos universitarios y familiares. Por un lado, he tenido la dicha de profundizar cada vez más en mi proceso artístico y se me ha dado mucho más que antes el espacio para vincularme directamente con los procesos ya sea de creación, de entrenamiento o de investigación que estoy llevando; y, por otro lado, la permanencia en casa de mi padre, allí donde vivo ahora, se ha convertido en un gran reto de adaptación que la vida me ha propuesto.

 

                                              No importa donde estuviera mi acción,

                                              mi cabeza siempre quiso el protagonismo.

                                              La ilusión de los pensamientos es pasajera,

                                     y por ende la necesidad de vincularse en otros puntos con la experiencia es darle aire, perspectiva y juego a la recepción sensorial de los estímulos.

 

Soltar, Liberar, Dejar ir, Sudar, Expresar, Exfoliar, Emanar, Desatar, Emitir… Que necesario resulta no comerse nada, no inhibir tanto los impulsos, no mediar tanto las reacciones por lógicas racionales en las que podría sustentar juicios frente a mis propios comportamientos. Empecé a observar que tengo una gran capacidad de adaptación, es algo que vengo analizando de hace tiempo, pero trato cada vez de reconocer cuáles son las estrategias que utilizo para éste proceso.

 

                 Al comienzo llego y miro todo el rededor, analizo los pros y los contras de las

                 Circunstancias. Lo que me entusiasma lo abrazo y lo que no lo omito.

                 En este balance se crea la responsabilidad de mis actos.

                 Responsabilizarme de mí mismo es reconocer y aceptar los estados energéticos

                 dentro de los cuales me muevo.

 

Y así inicié este proceso, poniéndome el reto de permitir que la vida me afectara con mayor profundidad, de percibir la trascendencia de los hechos más allá de su lógica, de conectarme con los impulsos más personales y partir de allí mi relación con el entorno.

 

La estrategia ha sido en gran parte el auto-reconocimiento de los sistemas que conforman nuestro organismo, y así, surge para mí una primera gran imagen: hablamos de la tensegridad del cuerpo, hueso y cadenas miofaciales, lo sólido y lo flexible, lo estático y lo móvil. “funciona como un puente colgante” decía Haike, para que exista una mayor resistencia es provechosa una parte sólida que sostiene y otra con más flexibilidad que potencia el movimiento.

                                                             Que rico fue esconderme tras una pared de hierro

                                                             en aquellas épocas cuando asechaba el miedo,

                                                             que rudo es revelar partes de mí mismo

                                                             dejando a la intemperie los sentidos.

                                                             Pero construidas las paredes no queda más remedio

                                                             que anclarme en ellas para buscar el vuelo.

                                                                                ¡¡¡Son regalos!!!

 

La estructura, lo más tendiente a la rigidez, el sostén, el balance externo, la espacialidad, aquello que determina lo que nos conforma, los limites, las posibilidades, las características más bastas, mi gran escudo, tras lo que muchas veces me escondo.

 

Aquí radicaba mi sensación de fuerza, de resistencia, de estabilidad. Si existía éste balance todo era perfecto para mí, se entrena, se fortalece, se tonifica, se construye a partir del enfrentamiento con el entorno, está muy en disposición de él.

 

El tiempo pasa,

            la vida cambia,

                       lo que antes era común

                                  pasa a ser lo efímero y extraño.

                       Lo que permanecía dormido

                                                        se abre y se expresa de a poco,

                                                                    lo flexible se condensa

                                                         y lo estático se libera.

                                                                               La vida es un juego de opuestos

                                                                     y transformaciones.

 

Cuando me enfrente directamente con mi propia vulnerabilidad fue con los temas de Balance interno. Me hacen vulnerable mis reacciones emocionales, mis sentimientos, cuando me involucro más allá de la lógica, cuando siento que no tengo el control de mis reacciones, cuando no edito mis impulsos para expresarme. Y creo que es tan drástico como suena, así fui criado en casa y en sociedad, pues creía que darle tiempo al sentir interno era aparentemente poco productivo y nada eficiente para los objetivos que antes se me han planteado, cuanto afán por obtener los resultados ¿y el placer de vivir dónde queda?

 

Curiosamente estos sistemas internos que estudiamos son los reguladores de los estados generales. Así se me presentó la idea de Homeodinámia, regulación en movimiento, potencial de transformación, equilibrio dinámico, espacio de auto-creación constante y consecuente.

 

Somos un dibujo que se colorea a si mismo con los colores de la conciencia

 

A veces creo que es necesario demasiado esfuerzo o desgaste energético para transformar algo, pero cuando me remito a estos sistemas internos, descubro cada vez que en mi mismo existe ese potencial, que no debo crearlo artificialmente, que en mi existe cada uno de las posibilidades de existencia.

 

                                                                           Soy polvo cósmico - Soy material cuántico - Soy célula - Soy sistema

 

                                                                                            - Soy cuerpo - Soy caos - Soy orden - Soy universo

El conflicto de dejar atrás, o llevar con menor prioridad el balance interno, es que existe un peligro: me he dado cuenta que cuando el foco está más afuera que adentro, las posibilidades de reacción se limitan mucho más, a diferencia de cuando surgen de uno mismo. Cuando me sustento en el entorno sirvo como un ser que se transforma constantemente a sí mismo en disposición de la circunstancia, mientras que, por el contrario, si me sustento en mi interior, me comporto como un ser propositivo que comparte aquello que lo mueve y genera una relación más simbiótica con la otredad.

 

Dentro de mí están guardados todos los ritmos.

Dentro de mí el universo se resume.

Dentro de mí vibran los impulsos más sinceros.

 

A partir de este momento todo fue vibración. Reconozco la vibración, el choque constante entre partículas diminutas que no vemos con nuestra capacidad visual, como el principio fundamental de mis transformaciones. La vibración como potencial de transformación.

 

Solté entonces todo aquello a lo que me aferraba hasta entonces, esa lógica personal que siempre emitía un gesto de fortaleza, que no se permitía doblegarse ante los estímulos conmovedores, una sensibilidad existente pero escondida. Solté todo lo que creí que debía, me he dado el permiso de reconocerme durante y luego del cambio.

 

Cada vibración es un impulso.

Cada impulso es una carga electromagnética.

Cada carga requiere de un espacio por el cual viajar.

Cada viaje da vida a mis neuronas.

Cada neurona comunica el adentro con el afuera.

 

Si ambos focos, interno y externo, se mantienen en constante estimulación a través de los sentidos, siento que la comunicación conmigo mismo es mucho más clara y eficiente. Tan sencillo como que, a más información, más capacidad de análisis y de toma de decisiones frente al existir. Si me mantengo conectado conmigo mismo mientras me relaciono con el universo que me rodea, puedo percibir la relación natural que existe entre el todo, el sistema macro, y mi unidad particular de existencia.

 

                      Soy potencial cuántico materializado en una masa que se comporta de

                      maneras eficientes, soy un diseño completo de movimiento, soy parte

                      de una especie, de las soluciones de una evolución, producto de las

                      necesidades que la naturaleza nos ofreció.

 

Sistema implica integración.

 

Cada vez me doy más cuenta que no es una integración per se, si no integración de los cambios en el tiempo, una integración en tiempo continuo. Hago esta aclaración pues creo que ésta afirmación implica un estado de insatisfacción constante para mí, partiendo de que me siento satisfecho cuando logro “terminar la tarea”.

 

                 La vida es un proceso que no termina hasta que se acaba, 

                            si la determino en algo demasiado especifico, siento que pierde la energía vital.

                  ¡Por eso vibro!! para que se movilice!! La tarea nunca termina.

 

Todo cambia cuando el compromiso es principalmente interno, cuando se agudiza mi particularidad dentro de ésta vida colectiva, descubro mas quien soy yo mismo y me entrego a la otredad desde lo que aprendo.

 

Tuvimos la experiencia durante el proceso de vivir desde 3 focos la vibración: En el Cerebro, el Corazón y el Intestino se encuentran los centros nerviosos predominantes del cuerpo, electricidad acumulada, potenciales energéticos, ejes de referencia, puntos de conexión, órganos principales, etc. No importa tanto la explicación técnica si no la experiencia.

 

                                                                                                       Ahora, cuando despierto, siento mis manos,

                                                                              las reconozco y las dejo dar un viaje por mi cuerpo.

                                          Ellas movilizan y transforman, son grandes amigas de la conciencia.

 

El cerebro mío, acelerado e hiper-alerta me ayuda

con las tareas complejas, los análisis profundos.

 

El intestino mío, voraz y todo terreno lidera todos los

procesamientos, lo desconocido, la reacción instintiva.

 

El corazón mío, se conecta y se involucra con el universo

circundante, es el cual determina dar un paso al vacío

por el deseo incesante de descubrir afectos nuevos.

 

El intestino dijo mientras se daba cuenta que ya iba de camino: Tengo ganas de ver a mama.

 

El cerebro dijo mientras preparaba el encuentro: A lo mejor tengo mamitis, sin embargo, no debo

                                                                        demostrar mi debilidad emocional para que ella

                                                                        no se sienta triste….

                                                                        (Mucha carreta que no termina en nada)

El corazón dijo mientras la piel entraba en contacto de

forma desenfrenada y casi que involuntariamente: No me alcanza el lenguaje que conozco para

                                                                     compartir lo que en este momento estoy sintiendo.

                                                                     Llegan recuerdos de tu calor, recuerdos de tu

                                                                     presencia, anhelos de volver y compartir de nuevo

                                                                     contigo una comida, una novela, un oficio.

                                                                     Abrázame fuerte!!

 

La búsqueda constante de la vida continúa y la poesía atrapada en la memoria de las palabras me recordará siempre los tiempos de transiciones. Mirar hacia atrás es volver sobre el desarrollo y es una oportunidad para reconocer los patrones y apropiarse de ellos, ya sea para seguir el flujo o cambiar el rumbo.

 

                                                                                                                                                Soy el resultado de una cadena de 

                                                                                                                                                transformaciones atravesando el tiempo.

                                                                                                                                                Soy la suma de lo que emana mi presencia

                                                                                                                                                y lo que se genera del juego con el universo

                                                                                                                                                que me rodea.

                                                                                                                                                Soy una conciencia creativa que se inspira

                                                                                                                                                en aquello que le conmueve para tomar un

                                                                                                                                                rumbo en los momentos inciertos de la

                                                                                                                                                vida.

                                                                                                                                                Fui una membrana casi impermeable que se

                                                                                                                                                disipó en sí misma para encontrar la manera

                                                                                                                                                de fluctuar con el entorno.

 

Me abro ante la experiencia con todo lo que soy y lo que no, asumo el reto y el riesgo de

zambullirme en la vida de la forma más completa que encuentre, de siempre recordar que la

vulnerabilidad es la que hace necesaria y da existencia a la fuerza, fuerza de desarrollo, del propio

instinto de sobrevivir.

 

 



                          Apoya: