Camila Botero Cardozo

Por Redacción Editorial

Mayo, 2024

 

También un tiempo fue Lucía. Mujer, rebelde, insumisa, irreverente, zurda; como su mamá, que la llamó así por el cura guerrillero. Lucía en cambio, se llamó ella por La Maga y por Cortázar y por su hermano despierto mientras él dormía.

 

Hoy, prisionera política resistiendo y reverdeSiendo en este jardín de flores marginales, pero flores al fin y al cabo.

 

 

5 letras o Uriel / Lucía 

 

Con las 5 letras de tu nombre 

escribiré viejos y nuevos paisajes, levantaré castillos

suprimiré mazmorras.

 

Dejaré plantadas semillas

para que crezcan frondosos árboles

o simples arbustos que igual 

se moverán con la brisa. 

 

Viajaré, soñaré, construiré, 

reconstruiré.  

Con las 5 letras de tu nombre. 

 

Amaré también con esas 5 letras. 

Dejaré incluso que me atraviesen 

los inviernos y el dolor

Aprenderé a llevar y sobrellevar 

con dignidad esas 5 letras. 

 

Floreceré en primavera.

 

 

 

Poseer

 

He tenido lugares grandes y pequeños.

Poseía un río

y mi manera de hacerlo 

era bañarme en él 

a veces 

con solo mirarlo 

me bastaba. 

 

Hoy tengo un pequeño lugar 

que es un cuerpo 

con algunas heridas

y muchas cicatrices 

también me baño en él.

O simplemente lo miro. 

 

Me miro, 

me contengo en mí misma 

y me basto 

como un paisaje completo, 

como un río que fluye. 

 

Soy yo misma 

y también soy 

lo que he poseído 

que es, 

lo que visto.

 

 

 

Deseos 

 

Empujar el tiempo 

para que corra

contraerlo para 

que pase más rápido 

para no tener que escuchar 

noche tras noche 

la puerta que se cierra 

el candado la aldaba 

el cerrojo. 

 

Querer ser un pájaro

o una llave universal 

que abra todas las puertas

las concretas y las mentales. 

 

Que no haya más cárceles 

para las ideas 

o para los cuerpos 

y que los carceleros

encuentren también 

las llaves de su libertad.

 

 

 

Régimen de terror 

 

Silencio 

A veinte minutos 

de las tres

se escuchan pasos 

botas

el inconfundible 

sonido de 

un radio

 

Silencio

un grito ahogado

desesperado

¡díganle que me están 

trasladando!

 

Murmullos 

se escucha

el dolor

pendemos 

de un hilo 

 

Silencio 

cuarenta pares 

de ojos abiertos 

asustados 

temerosos 

 

Suenan pasos

el mandato 

de callar

de salir 

¡ya!

 

Silencio

no hay despedida 

un brazo asoma 

en la puerta 

de reja 

dice adiós 

en silencio

 

 

 

Paradoja

 

Paradoja la muerte para quienes la sobreviven; 

no es la propia muerte la que toca la puerta y la abre

 teniendo la llave o a empellones; 

Y sin embargo la sienten más que el propio muerto 

que ya lo está y ya no está 

 

es entonces la muerte de otros

la que podemos sentir 

y nunca la de nosotros 

que cuando, al fin, acontezca

será el fin de la muerte de otros 

y el comienzo de la de nosotros

 

paradoja pues 

que lo que más nos atemorice 

sea la muerte de otros 

y no la de nosotros.

 

© Camila Botero Cardozo

 

 

Contacto con la escritora:

Camila Botero Cardozo 

alasurdadelasurda@gmail.com 

 

Comentarios: 4
  • #4

    Ana Rojas (miércoles, 22 mayo 2024 14:51)

    Gracias Lucía por tud escritos, me encantan aunque mi corazón se arrugue, sabes que te acompaño en la distancia. Deseo pronto tenerte x acá. Abrazo de RESISTENCIA y RESILIENCIA.

  • #3

    Alfonso Castañeda Bustamante (miércoles, 22 mayo 2024 13:07)

    Es muy grato saber que Eres una Mujer, rebelde, insumisa, irreverente, zurda; como su mamá, que la llamó así por nuestro emblemático Ser del Amor Revolucionario, nuestro Hermano y Cura Camilo Torres Restrepo. Fraterno Abrazo Combativo y Revolucionario...

  • #2

    Patricia (jueves, 09 mayo 2024 12:38)

    Hermosa y valiente tu desnudez de un sentir profundo en ese maravilloso juego de unas cuantas letras .
    Esa eres tu mi valiente... Camila/Lucia

  • #1

    Jaime (miércoles, 08 mayo 2024 19:00)

    Bellas y agudas reflexiones. Cuando uno habita espacios donde la poesía es el único cincel con que forjar los gritos del alma, está sentado en un nivel de consciencia que no se conoce en la llamada normalidad. Tus letras son los tesoros que alimentarán tus logros en el camino de la libertad. Felicitaciones!